Archive for 25 julio 2008

Felices vacaciones y Hitlercito Semanal

julio 25, 2008

Pues ahora si que llegó la hora.

Me voy una semana de vacaciones, al regresar me cambio de area en mi trabajo. Pienso en los nuevos retos y responsabilidades que tendré y he reflexionado desde hace varios días acerca de lo que significa tener varios subordinados, qué hacer para hacer equipo y sacar bien el trabajo. Hay una parte que me da un poco de miedo, ya que no conozco bien los temas ni los actores a los que tendré que tener en mente, bien presentes, de ahora en adelante. Supongo que tendré una pequeña curva de aprendizaje… claro que tenerla siendo jefa suena y se siente raro.

En fin… fui hace un rato a supervisar qué habían hecho estos personajes de mi nuevo equipo. Buenas noticias, todo funciona bien. Hay unos pocos que todavía me hablan de Usted y pienso que qué bueno que el uso del “Licenciada” ya no está tan de moda y que será una cuestión de tiempo (tiempito) que me llamen por mi nombre.

Y ya que me voy por una semana, comento que agregué de nuevo el link de Hitlercito Semanal, una tira cómica en Internet super buena! Yo la conocí hace tiempo y la tuve linkeada, luego ya no, pero ahora hasta somos amigos de Facebook. Pásense a dar una vuelta y lean las aventuras de Hitlercito, César y Napoleón. Les va a encantar.

Por lo pronto, dice el Weather Channel que…

— Del domingo 27 de Julio al domingo 3 de Agosto, en mi lugar de vacación hará calor, pero también habrá tormentas dispersas —

Chale.

 

Zaz pues, nos vemos el lunes 4 de Agosto. ¡Yujuuu!

Anuncios

48 hrs

julio 23, 2008

Ya sólo faltan 48 horas para mis vacaciones.

Muchos días contigo.

Otra honey moon.

Playa, tomar sol.

En efecto, mi David, comer rico y tomar algunas cervezas.

Leer dos libros, dormir.

Caminatas por la playa

julio 22, 2008

Hace varios años viví en la playa. En aquel momento la playa se convirtió en algo cotidiano, y como casi todas las cosas cotidianas, perdió su encanto. Más bien me escondía del sol para no ponerme negra y parecer lanchera.  Ahora que han pasado los años recuerdo mucho esas caminatas por la playa –que me mataban de la flojera– con mis papás y los perros; pienso que es algo que sin duda me gustaría hacer el día de hoy. Y todos los días.

Ahora que se avecinan mis vacaciones veraniegas a la playa, no quiero perder la oportunidad de sentir la arena en las plantas de mis pies y valorar cada instante lejos, lejísimos de la ciudad.

Oiga, ¿sabe qué?… ¡Chínguele!

julio 16, 2008

Jeje… Escuché esto en mi oficina, con respecto a cómo solucionar un problema logístico que parece ser grave para las chicas que se sientan del otro lado del salón.

-¿Qué se hace en estos casos, Clara?

-Pues lo que hiciste, llamarle al Ingeniero y decirle “oiga, ¿sabe qué?… ¡chínguele!”

 

 

Y sí. No puedo estar más de acuerdo.

¿Cómo se resuelve un problema?

Chingándole, no haciéndose pendejos (en medio del terror que provoca la falta de tiempo y el apremio).

A chingarse.

Sí, sí.

___________________________________

NOVEDADES: Sí, sí. Me caí el fin de semana, nada glamorosa. Pensé que “chin, me caí…X”. Lunes y martes tenía dolor de espalda y cuello, que se fue agudizando. Ahora tengo una contractura fuerte y un collarín de perro. 2 semanas, luego terapia física.

Sándor Márai

julio 14, 2008

Yo tenía ya desde hace tiempo un amor platónico, Amélie Nothomb. Ahora sin duda tengo dos: Sándor Márai y Amélie Nothomb. Los amo.

Ayer comencé a leer La herencia de Eszter, de Sándor Márai, y ayer mismo casi la terminé. Me urge conseguir La mujer justa para llevármelo a la playa.

Sin duda ya tengo un favorito más.

Blogs *viejos*

julio 9, 2008

Es raro toparse con el blog *viejo* de alguien que uno conoce bien. Leer ahi y encontrar que en efecto, la gente no cambia aunque pase el tiempo. Sin embargo, al ir saltando de post a post y luego pensando en el presente, se nota que la persona está parada en otro sitio.

Me conmueve y me fascina leer lo que antes, en aquellos momentos eran sueños y ahora han pasado a ser filosofías de vida, actitudes probadas, principios personales.

Al final, creo que lo que encuentro es congruencia en tantas cosas y me gusta. 

¿Será una intromisión de mi parte? Creo que no, pero al leer no puedo evitar sentir culpita, pensar que es como el diario que se esconde en algún cajón, el pequeño cuadernito que sabemos que es privado y al cual se supone uno no tiene acceso.

Por otro lado, es Internet, es público, y al final uno siempre escribe para que alguien más lea. ¿No? Sí…

La intimidación como método

julio 8, 2008

Estamos jodidos.

Hace unos días comencé a escribir sobre algunos supuestos de cuando uno vive en democracia, y sobre porqué en México estamos jodidos. Hoy voy a continuar, sin entrar en detalles bibliográficos ni citas de teóricos famosos. Creo que la realidad habla por si misma.

En México la intimidación existe como método para lograr distintas cosas desde hace muchos años. No hablo (únicamente) de la intimidación que viene de las instituciones que conforman el Estado, sino en general, de una forma de vida en la que el ciudadano, el niño, cualquier persona vive amenazada de alguna manera. Esa fue mi experiencia ante el Consejo Técnico de mi Universidad. Durante más de una hora intentaron intimidarme, más que intentar escuchar “mi lado de la historia” sobre unos mails que yo envié al director de la maestría y a su *incompetente* secretaria. La historia es larga y complicada y me da flojera repetirla. El asunto es que a ella la llamo como dice entre los **, y a él le digo que su equipo de trabajo (osea ella) es *ineficiente* y que el programa de maestría *es lamentable*.  Me pregunto si uno, habiendo pagado más de 8 mil dólares de colegiaturas en un año no tiene derecho a cuestionar la calidad de las clases, de los profesores, de los compañeros (que ellos como institución educativa se supone eligen con mucho cuidado), de la atención que como alumno uno recibe. Parece que no.

Y es que en México más bien uno no cuestiona nada, nunca. El día que lo haces eres “una persona conflictiva”. Y esas palabras son sólo el comienzo de lo que pueden ser intensas campañas de desprestigio contra quien está cuestionando algo, contra quien opina distinto. Nada más faltaba que me amarraran a una silla y me golpearan y torturaran para que yo rindiera una declaración a modo el día del Consejo. Yo llevaba una hoja donde había escrito mi razones para llamar *incompetente* a la secretaria, llevaba también un diccionario para aclarar tres palabras que usé en esos mails: incompetencia, ineficiencia y desdén. Y reto a cualquiera a que me pruebe que el uso de cualquiera de ellas constituye un insulto, digamos, del calibre de “hijo de puta”.

A mi en ese Consejo nadie me escuchó. Tenían tomada su decisión desde el principio. Juez y parte estuvieron ahí, ya que el director de programa convenientemente es miembro de dicho consejo, así como el esposo de dicha secretaria. ¿Conflicto de interés? ¡¡¡¿de qué hablas?!!! eso se llama procedimiento. Algo que como me dijo la directora del departamento “yo debiera agradecer que ella fuera buena y me escuchara”. Hija de puta, eso es lo que ella es. Ella y su séquito de intelectualoides, pseudo académicos de quinta categoría. Y es que sí, perdón… luego la academia peca de autismo, peca de vivir en ese aislamiento “de las ideas” y “de los libros” y “de la investigación” que parece hacerlos inmunes a los errores operativos, técnicos y humanos que ellos mismos y sus equipos tienen la capacidad de cometer.

Me preguntaba mi terapeuta que si qué sombrero me ponía para cual situación. Con ella tengo colores y distintos sombreros imaginarios, que me pongo y me quito. Le dije que el azul, el de la paciencia. En mi universidad tienen el naranja de la soberbia y algún otro de otro color que representa su poco tacto.

Errores de procedimiento hubo tantos que creo que a dirario puedo aumentar uno más a la lista: el esposo de la secretaria incompetente, el propio director del programa (juez y parte, al haber sido él quien me llevó al Consejo), la ausencia de la mitad de la representación estudiantil, así como de la mitad de los miembros externos al Consejo. La justificación: “había quórum”, unas palabras que al menos yo no he encontrado en el reglamento. Si no es intimidación el hecho de no escuchar, de interrumpir, de acusarme de “difamación”, “amenaza” y “alteración del orden” por decirle incompetente a quien era responsable de avisar del cambio en un curso y que dicho cambio no anunciado para mi tendría un costo de poco menos de 400 dólares… entonces no sé que es intimidación.

Que directivos de la que se dice ser la mejor escuela de comunicación del país no tengan otros medios para comunicarse más que llevando al Consejo un caso que es totalmente irrisorio, no tiene otra explicación que la intimidación como método para tener a los estudiantes a raya. Claro, con acciones como esta, se aseguran que al menos yo no tenga intención de dirigirme a ellos, ni el buen plan ni en mal plan, porque queridos, estoy en un plazo probatorio de conducta de seis meses, así como fichada en mi expediente y ya sin posibilidad de ser laureada con una cum laude.

No podría ya importarme menos. Lo que quiero ya es terminar de asistir a esa escuela donde evidentemente el miedo y la intimidación son método de control. Ahí en la Universidad, donde se supone que *somos adultos* y donde se supone que a mi desde la licenciatura me enseñaron a no quedarme con lo menos y pedir siempre lo más, etcétera, es justamente ahí donde no fluye ni el conocimiento, ni la generosidad, ni las ideas.

Me urge salir.

Y me falta un año.

 

 

 

 

 

 

 

Estamos jodidos.

 

 

 

 

La buena: Ayer pasé al Fondo y me compré los que me faltaban de Nothomb, los Detectives Salvajes que nunca pude leer y uno más de Paul Auster para mi colección del autor. Las cartas entre Paz y Segovia son un regalo para mi papá.

Cambios a la vista

julio 7, 2008

Vienen muchos cambios, o bueno, al menos algunos cambios importantes.

Del Consejo Técnico de la Universidad no se había sabido nada, sin embargo el viernes en la tarde me notificaron que tenía que ir a recoger el dictamen, en fin, voy a las 10:30, ya en un ratito. Por ahí me dijo un pajarito que la expulsión definitiva está prácticamente descartada. Y qué bueno, no quiero más problemas por su culpa, ahora con CONACYT.

EL cambio bueno viene en mi trabajo. A mi jefe lo promovieron y le dieron la Dirección general de otra area y yo me voy con él. A mi no me pueden promover por que el horario y la responsabilidad parece que interfiere con la maestría, ¿no será alrevés, me pregunto? Si a mi lo que me estorba no es el trabajo, sino la escuela. En fin queda un año y un año se pasa volando. Y ojalá en un año pueda tener ese otro puesto que me representaría más responabilidades, pero también un sueldo bastante más jugoso. Lo que no me queda duda es que el hecho de que mi jefe me haya querido llevar con el es una muy, muy buena señal, es un voto de confianza que refuerza mi autoestima en el sentido laboral.

Sí, sí… soy buena en lo que hago.

El cambio de area y todo será a partir de agosto, calculo que justo después de irme unos días a la playa con mi novio y mis suegros. Suena súper bien, ¿no? Aparte a mi viajecito pienso llevarme un par de libritos que tengo ganas de leer, uno de Bioy que no terminé porque mi papá me lo quitó cuando iba en la página 20 y es hora que no me lo regresa, y algún otro.

Rrrrico-ssssuuave.

Personal del aseo y otros “inferiores”

julio 4, 2008

Yo tengo una extraordinaria relación con las secretarias, los choferes, los office boys, la gente que hace el aseo en mi trabajo. Yo no lo veo mal. Es decir, no veo mal platicar e interesarme por sus vidas, sin embargo estoy segura que hay algunos de “mi nivel” que piensan que soy rara por llevarme con los “inferiores”, a mi la verdad me da igual. Es más, creo que esos que me ven como una persona rara, tienen serios problemas de autoestima, de seguridad, de aceptación de ellos mismos, ya que se manejan en la vida por su posición en el escalafón y en la nómina. Seguramente, aunque no lo he comprobado, si les preguntaras ¿quién eres? contestarían llenándose de orgullo “Director de tal y tal”. No, coño. Eso no eres tu, ¡¡es parte de lo que haces y sí, de lo que te hace, pero no eres tu!! 

Como si el puesto hiciera la vida… me queda claro que no, por más que ese sea el cliché, me queda claro que no.

Obvio hay niveles jerárquicos porque la vida necesita de un orden, esto no es nuevo, pero de eso a *volverte* tu nombramiento, es distinto. Yo disfruto muchísimo mi trabajo, ahora tengo la fortuna de hacer lo que siempre había querido y desde donde había querido. Sin embargo, me queda claro que no será para siempre, puedo ir mejor en la vida (¡ojalá!) o puedo irme para abajo, porque no todo depende de uno mismo, de sus sueños y de su trabajo. Hay coyunturas más o menos benéficas.

Así pues, hoy por hoy disfruto muchísimo de la gente *inferior* de la oficina, y también de la *superior*. En esto sí puedo afirmar, muy a la mexicana que soy ajonjolí de todos los moles. Además, creo que me ha ido mejor que a los que se creen *muy superiores* ya que yo he gozado de pan de nata hecho en casa, del chicharrón en salsa verde más rico del mundo, de poder pedir cosas del mercado y de la tiendita cuando alquien sale, algo que no todos tienen.

*** Muy buen fin de semana *** Mañana se casa una amiga muy cercana y estoy contenta ***

Operación Jaque

julio 3, 2008

“Operación Jaque” fue el nombre del operativo que liberó el día de ayer a Ingrid Betancourt. Yo puedo decir que estoy azorada, me he leído muchos diarios ya, mexicanos (aquí en prensa escrita el tema dominó la cobertura) y extranjeros. Será que ando un poco sensible, pero las fotografías de Betancourt con su familia y ya hoy con sus hijos, me han enaguado los ojos y me han hecho pensar ¿cuánto tiempo son seis años? En seis años uno hace una vida, es impresionante tratar de hacer memoria y pensar en lo que nos ha ocurrido en seis años… y eso que nosotros no estuvimos viviendo en quién sabe qué condiciones en una selva. Escribiendo una obviedad, diré que sin duda, esto es algo que la ha marcado de por vida, y que seguramente marcará el camino que ella tomará de aquí en adelante. Ni modo, soy obvia y qué.

Me tiene sorprendida la operación militar en sí, la manera en que el ejército colombiano infiltró las cúpulas de las FARC, cómo de manera muy valiente y arriesgada bajan un helicóptero a dos provincias y rescatan a catorce personas. Ahí no hubo efectos especiales de película, ni soldados fortachones, lo que hubo fue una operación impecable, donde nadie murió, es para que quede claro que en países como el nuestro (los nuestros) donde la corrupción está hasta el tope, donde no hay confianza en las instituciones ni en la política, ni en el respeto a los derechos civiles y humanos, las cosas pueden hacerse bien.

Check Mate.

Y claro, desde ayer pienso y recuerdo mis clases de licenciatura sobre política de América Latina (de manera algo borrosa, para ser sincera), en esos años tuve un par de profesores que habían estado en activo en dos guerrilas: Sendero Luminoso y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, así que digamos que de “primera mano” aprendí mucho acerca de este tipo de movimientos sociales en nuestro continente. Sin duda, cada uno de ellos tuvo un origen distinto, un desarrollo distinto y sería un error generalizar su naturaleza. Lo único que puedo pensar como un punto común es que efectivamente nacen como movimientos que buscaban subsanar la desigualdad y la pobreza. Buscaban la libertad, la igualdad, que el pueblo saliera de la opresión económica y política. Sin duda, sus fines eran nobles y no me atrevo yo a criticarlos de más. Aunque habré de decirlo también, los métodos no me parecen, y a lo que sí me atrevería a decir es que “la revolución” ha cobrado tantas vidas como las guerras por intereses egoístas y que el capitalismo voraz e imperialista. Basta ver Cuba, basta ver China, basta echar un ojo a El Salvador… en fin.

El problema con las FARC, como con otros grupos guerrilleros o terroristas de América Latina, es que de ser un movimiento de justicia social, acabaron coludidos con el narco para financiar sus operaciones, convirtiéndose en un fenómeno mucho más complicado que unos guerrilleros perdidos en la selva. Al final de cuentas, con dinero baila el perro. Habrá a quienes el narco los obligó a permitir sembrar o pasar droga so castigo de muerte. Habrá otros que vieron en esto un joint venture con benficios mutuos en cuanto a dinero, adiestramiento y armas.

En todo caso, me parece importante pensar un poco, en términos de blanco y negro. ¿Quién gana? Uribe, sin duda. ¿Quién pierde? Las FARC, porque sus fichas para negociar han disminuido considerablemente, porque sin Betancourt, será difícil que cualquiero gobierno externo se preste a mediar y porque esto posiblemente los obligue a tener que negociar en el mediano plazo directamente con Uribe. En términos de grises, hay mucho más, desde lo que mencionaba más arriba sobre la actuación del ejército, hasta la cooperación entre gobiernos en materia militar; también parece buen momento para nosotros y nuestros gobiernos (y las guerrillas que sobreviven) pensemos qué ha cambiado de los 70’s para acá, verdaderamente qué ha cambiado, cuáles siguen siendo los retos, el papel de cada uno de nosotros en la sociedad y si al final es más efectivo el secuestro y el homicidio de unos por la “libertad” de otros. Esto a mi me parece miope.

A mi me parece que, como me recordó uno de esos dos profesores ex-guerrilleros hace un par de semanas: La revolución en estos tiempos ya no se hace con las armas, sino con la defensa de las ideas, se hace con información.

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios