Archive for 30 octubre 2008

John Malkovich

octubre 30, 2008

Goeeeiii, hoy comiendo de prisa en la Condesa, que me encuentro a John Malcovich!

Jajaja… nos quedamos con cara de quiero foto y autograph, pero goooeeeeiii, no me quiero ver fan from hell… jajaja…

Bien padrísimo encontrarse a una celebridát.

Anuncios

octubre 28, 2008

Desde chiquita he sido aficionada al té. Me acuerdo que cuando era niña, mi papá nos llevaba a dar largas caminatas por el bosque, yo juntaba florecillas silvestres que solían morir al poco tiempo aunque las pusiera en agua; también buscábamos “té de tabaquillo” –aunque nunca he sabido si en realidad esa plantita se llamaba “tabaquillo”– para tomar con miel de abeja.  Esa planta tenía unas miniflores moraditas que iban también a la olla de agua hirviendo.

El sabor era parecido al que tiene la hierbabuena, aunque siempre he pensado que casi cualquier plantita del bosque en té debe saber un poco entre hierbabuena y menta. Era realmente rico y es de esos sabores-olores que cuando pienso en ellos, me recuerdan a mi niñez y a épocas que han quedado muy atrás en el tiempo. Es el olor a mis perros akita, el olor a jugar a ser Cheetarah (de los Thundercats), es el sabor a hacer barquitos con hojitas y palitos y echarlos al ojo de agua, es el sabor a tener una hortaliza propia donde crecían zanahorias de tamano pequeño porque el frío del Ajusco las mermaba.

Ahora tengo una jarra hi-tech que calienta el agua en menos de 5 minutos, la pone en el punto exacto para hacer un buen té. Ahora, tengo mis tés gourmet guardados en latitas con su nombre, con etiquetas que marcan exactamente el tiempo que hay que dejarlos reposar.  Sin duda, mi té favorito es un verde con cherry blossom y un mate con nueces y chocolate; ahora sólo tomo una taza al día porque he comprobado que me altera casi tanto como el café, entonces prefiero hacer la ceremonia del té una sola vez y hacerla con mucha atención, con tiempos cronometrados para que no se me amargue.

Los días del tabaquillo quedaron atrás, pero me dejaron uno de los placeres de mi vida: tomar té.

Juego de Manos

octubre 27, 2008

Aquí el texto íntegro de Juan Villoro del que escribí en la entrada pasada, está en Reforma del 24 de Octubre.

Juego de manos

Juan Villoro
24 Oct. 08

Aunque se supone que la literatura pertenece a la esquiva zona del trabajo intelectual, sus practicantes suelen tener problemas con las manos. Los 80 años de Carlos Fuentes han dado motivo para recordar el dedo ejemplar con que teclea a velocidades inauditas y que se le torció como un aguijón (no en balde su signo zodiacal es Escorpión). Ese patriarcal dedo castigado resume las consecuencias manuales de un oficio que se supone especulativo.

Sabedor de lo difícil que es crear mundos moviendo los dedos, Antonio Lobo Antunes recomienda escribir durante horas hasta que la conciencia se canse y la mano se mueva por sí misma. Aunque esta teoría se acerca bastante a una técnica de chamán, no hay duda de que los escritores dependen de la fatiga de sus dedos: el devaneo mental llega cuando el cuerpo se encuentra adormecido.

Las nuevas tecnologías no han aliviado el sufrimiento manual de los autores. Hace un par de años me encontré al novelista norteamericano Francisco Goldman y me sorprendió verlo con una férula en el antebrazo. “Tengo la enfermedad de los tenistas”, sonrió como si hubiera ganado Wimbledon y procedió a contar que después de jornadas maratónicas, el ratón lesiona el mismo nervio que se lastima por intentar un agónico passing shot.

A partir de esta anécdota podría pensarse que las computadoras sin ratón dañan menos. Nada de eso. Acabo de ver al escritor venezolano Alberto Barrera, autor de la novela La enfermedad, que se gana la vida reinventando el arte de la telenovela (Nada personal se encuentra entre sus créditos). “Tuve que matar un tigre”, dice al enfrentar un encargo incómodo. Por su aspecto, uno pensaría que va de safari a puño limpio. Alberto tiene en la palma una herida idéntica a los estigmas de Cristo. Lo acababan de operar de una artritis producida por el exceso de trabajo en la lap top. La escritura castiga las manos tanto como el boxeo, pero no permite usar guantes.

El dedo de Fuentes, la muñeca de Goldman y la palma de Barrera me llevaron al libro Elogio de la mano, del historiador de arte francés Henri Focillon (editado por la UNAM en su colección Pequeños Grandes Ensayos). Tal vez por haber nacido en Dijon, capital de la mostaza, Focillon aprecia la artesanía de lo que se muele y aplica con cuidado. Sus estudios lo llevaron de la pintura a la mano que le sirve de instrumento. El ensayista vivió de 1881 a 1943, o sea que perteneció a una generación que aún dependía del trabajo manual. No es raro que encomie la relación del tacto con los utensilios: “Entre la mano y la herramienta comienza una amistad que no tendrá fin. La una comunica a la otra su calor de vida y la forma a perpetuidad. Como es nueva, la herramienta no está ‘hecha’; es necesario que se establezca entre ella y los dedos que la sostienen ese acuerdo nacido de una posesión progresiva, de gestos ligeros y combinados, de hábitos mutuos y hasta de cierto deterioro”. Lo que llamamos “progreso” fue la “posesión progresiva” de las herramientas hasta llegar a la tecnología virtual.

Aunque no hemos prescindido de la manualidad, la automatización ha restado importancia a las soluciones artesanales. Actualmente, lo “digital” alude menos a las huellas dactilares que a los dígitos de la informática. En su monumental proyecto El trabajo del hombre, el fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado se propuso, precisamente, retratar a los últimos exponentes de ciertas formas del trabajo manual.

Elogio de la mano vale por el texto de Focillon, pero también por el hermoso prólogo del poeta y traductor Hernán Bravo Varela. Nacido en 1979, Bravo Varela pertenece a una era donde la mano se utiliza para oprimir botones y activar espectros en las pantallas.. Su elogio de la mano es, por tanto, un elogio de las sombras y del dibujo sutil -la escritura- que de ellas se deriva: “Mano y tacto, como cuerpo y sombra, han ido por la tierra dándole un fin a las cosas que encuentran a su paso, transformándolas en semejanza de su flexibilidad, ligereza y concreción. Sin la sombra, proyectada como un yo horizontal y sedentario a ras de suelo, nada nos recordaría nuestra mortalidad mientras caminamos una tarde soleada de domingo por el parque o, como suele decirse, ‘prendemos la luz’ de la sala o la cocina -qué cosa inútil y genial sería, por cierto, prender la luz que, de suyo, está prendida desde siempre-“. Para Bravo Varela, las manos enriquecen el mundo por las representaciones que producen, comenzando, de modo elemental, con su propia sombra, el teatro de aves y conejos que podemos proyectar en cualquier muro. Los sistemas simbólicos prolongan la “flexibilidad, ligereza y concreción” de las manos.

La época ha otorgado una condición progresivamente virtual a las manos; transitamos de lo táctil a su figuración en las pantallas. No es casual que el iPhone anime imágenes -huellas de luz- con la más primitiva de las herramientas, el dedo. En este caso, los trazos de la mano ya están dentro del aparato y el usuario se limita a desplazarlos.

¿Por qué no dictamos para evitar lastimaduras? En otras tareas el trabajo manual se ha vuelto prescindible, no en la escritura. Al pasar un texto en limpio, el autor que pretendía hacer dos cambios hace veinte. El tacto produce ideas. Por más cerebral que sea la escritura, depende de un roce, el contacto con la pluma o el teclado, un requisito físico que proviene de algún bisabuelo genético, un antropoide encantado de usar el pulgar oponible. El poeta Gerardo Diego formuló así el acto de escribir, oficio a un tiempo manual y sideral: “Son sensibles al tacto las estrellas/ No sé escribir a máquina sin ellas”.

Las manos lastimadas de los escritores vienen de tanto ensayar ese misterio. Deletrear el universo obliga a usar la única parte del cuerpo que incluye las cinco puntas de una estrella.

Juan Villoro sobre el oficio de escritor

octubre 24, 2008

Hoy leí a Juan Villoro, quien escribía sobre el oficio de ser escritor. Sólo rescato esta frase, que me parece de lo más lindo que he leído últimamente:

Deletrear el universo obliga a usar la única parte del cuerpo que incluye las cinco puntas de una estrella.

Hermoso, ¿no?

Shhh…

octubre 21, 2008

Sé que no he escrito nada, luego por ahí viene la paranoia de que voy a perder a mis fans (a mi s 7 readers, como diría David).

La verdad es que aunque me encuentro en un momento importante, de cambios, de replanteamientos, no tengo  mucho que decir. También, como les consta a muchos, me he encontrado algo callada en msn, en Twitter… se me olvida, o yo he decidido olvidar por un momento que hay espacios que antes me gustaba llenar con mis pensamientos, como este espacio. Y la verdad, tampoco leo sus Blogs desde hace días.

Así que no tengo nada más para nadie en estos momentos, ni para mi. No es tristeza, no es frustración, es que se han juntado tantas cosas que no sé por dónde podría empezar.

Juanga

octubre 13, 2008

El viernes fui a ver a Juan Gabriel al Auditorio y estuvo bien padre, la neta. Más allá de que casi tiene 60 años (y sí se le notan) es un súuuper showman, canta, bailotea, toma, jotea, hace bromas, mienta madres. Yo nunca lo había visto, pero después de esta vez, definitivamente quiero que se repita.

La sorpresa de la noche fue que ahí estaban en el público los Tacvbos, que se subieron a tocar un par de rolitas con Juanga, quien les agradeció la amistad y les elogió el talento. La neta es que súper padre, muy buena sorpresa. Y mi Juanga que toca la que le pongas, cantó con orquesta completa, mariachis, con unos como merengueros venezolanos muy cagados. Hizo bailar al mariachi, se empiernó con un par de weyes ahí, se tomó una botella de algo que tenía en una mesita y se desabrochó el blusón de olanes que traía, debajo del saco de su traje azul turquesa con botín a juego.

De verdad que es un súper show! Lo pasé bom-ba.

ReColectivo (punto blogspot punto com)

octubre 7, 2008

Justamente ayer leía un twitteo de mi amigo Zolliker, él ponía que luego no está tan padre la idea del Blog comunitario pues te obliga a leerlo aún cuando tu autor preferido no sea quien postea. Yo le contesté que eso me pasaba con el Blog de Boing Boing, donde me gustan un par de autores, entre ellos Cory Doctorow –gusto adquirido por mi esposo–, pero que fuera de eso, me aburre profundamente.

Hoy por la mañana me pasaron el link de ReColectivo, un novísimo proyecto blogger. Hago una pausa aqui, porque está empezando “Such great hights”  de Postal Service y me encanta…bueno ya. El asunto es que me vine a encontrar con un blog colectivo, donde el goal es que encuentren 14 bloggers para que escriban a diario, con un tema semanal que una las conversaciones; parece que les está yendo bien ¡¡y eso que llevan como 2 días!!  Igual, no es para extrañarla a una que tiene bien recorrido el mundo blogguero de Blogger y de WordPress, una que se conoce (al menos de nombre) a varios Blogstars, aunque nuna haya llegado a esa categoría. Estos chicos y chicas son eso: blogstars, aunque ellos digan o quieran pensar que no. Hay algunos más famosones como Salaverga, quien puede hacer que uno se atragante de la risa, o bien, quiera demandarlo por misógino y pendejo. Yo le voy a lo primero. También está Freddymático, aunque se cambió de nombre. Les digo, por ahí hay dos tres reconocidos, como el mismo Falso Profeta, linkeado en un alto porcentaje de Blogs que conozco.

Yo creo que el Blog va a estar bueno, lo que he leido hasta ahora me ha engolosinado y quiero más. No por su calidad literaria, al menos hasta ahora, sino porque quiero ver hasta dónde se mantienen como dicen que se quieren mantener (y que me ha gustado) y no se convierten en cliché. A mi en lo personal me gustaría que invitaran a Miss Neumann o a Ana Vitch. También me gustaría invitarme, pero no sé. Voy a pensarlo porque más allá de que mi religión no me permite asistir a reuniones sociales o ser miembro de clubes (ni bloggueros), creo que he perdido disciplina y el arte de “escribir bonito”.

De cualquier manera, también me queda claro, como le dije a Armandís que ese proyecto es y se quedará siendo de un grupo de amigos, proque así funcionan los blogs, al menos los amateurs (no en balde llevo años estudiando el fenómeno).

Así que por el momento está bueno, no había leido hace mucho un blog nuevo que me interesara, este sí. ReComendable.

Ahi le pican para postear —>

octubre 3, 2008

Sus placeres culposos, aquellos guilty guilty pleasures que van desde comer huevo con jamón y mermelada de fresa, comerte los mocos cuando nadie te ve, bailar con Backstreet Boys siempre que encuentras “Larger than Life” en la radio.

Chicos y chicas: ¡¡Libérensennnnn!!, no hay nada de que preocuparse, el lugar para hacerlo ya existe, gracias a un selecto grupo de psicoanalistas freudianos-lacanianos,  riso-terapeutas,  angelólogos, tarotistas y magneto-terapeutas que han convenido ayudarnos a vivir en libertad. 

Si ustedes piensan que PostSecret es medio deprimente, como varios me lo hicieron saber cuando dije que me gustaba, bueno… hágan suyo el blog de los Placeres Culposos y riamonos y compartamos nuestras partes oscuras.

Dia del Huevo…¿?

octubre 3, 2008

Escuché hace rato que en unos días (¿o es hoy?) se celebra el dia del huevo y me dio mucha risa, porque además era un segmento del radio patrocinado por… ¿quién más?

Bachoco.

Eso de los días de no se qué y los de no sé cuanto es un asunto como de otra dimensión que no acabo de entender, unos dizque con carga política o social, y otros para puro mamar… como el día del taco. WTF?

Secuestrados por el Presidencialismo (buenísimo)

octubre 1, 2008

Por Luis F. Aguilar

Formamos parte de un régimen democrático presidencial, en el que la legitimidad del cargo y poder del Presidente no dependen del Legislativo sino del voto universal y directo de los ciudadanos (por si lo hemos olvidado). Pero, en los hechos, somos un régimen democrático “presidencialista”, pues nos es natural creer que el Presidente es el eje y motor del funcionamiento de la democracia y, en consecuencia, el responsable directo cuando ésta no acierta a resolver con contundencia problemas de preocupación pública. En el imaginario, el Presidente es el bien y el mal del país, ningún otro actor social es corresponsable de la producción del bienestar del país y, obviamente, tampoco lo es cuando los problemas y males nacionales se nos vienen encima. El monoteísmo político sigue vivo en la democracia nacional, a pesar de que todos los días cantamos el Himno Nacional del pluralismo político, la división de poderes y el federalismo.

Tlatoanis, obispos, emperadores, generales, líderes sindicales y licenciados han moldeado nuestro modo de entender la política. Nos es congénita una idea piramidal del orden social, todo se arma desde un vértice, de arriba hacia abajo. El orden social no puede existir más que como orden político y éste no puede existir más que si todos los hilos del tejido social terminan en la mano de un ordenador supremo, que supuestamente tiene el conocimiento y el control completo del mundo social. Así fuimos socializados, así pensamos y así transitamos a la democracia. Pensamos que la alternancia azul en Los Pinos sería suficiente para reordenar el país y resolver nuestros males, así como se sigue pensando que la alternancia amarilla sería ahora el orden nuevo o que el regreso del tricolor pondrá de nuevo las cosas en orden. Con la misma lógica presidencialista algunos piensan que ahora hay que practicar otra opción de alternancia presidencial, la de su remoción o sustitución por otro, por un interino, y que ésa sería la solución de nuestros problemas y males, el inicio de un tiempo de creación institucional y reforma del Estado (bostezo). El Presidente interino haría la diferencia. ¿Cómo? Seguramente porque seguimos creyendo en el gran poder presidencial, aunque la realidad nos muestre su impotencia, su limitada autonomía (dicho más sensatamente).

La adicción presidencialista sigue influyente aun cuando se pide la caída del Presidente y revocar su mandato. Los adictos mantienen su fe en que llegará Otro, Quetzalcóatl o el Mesías, que reordenará el país, lo sacará del caos y castigará a los malvados (escriba su lista de ovejas negras). Lo más curioso es que los que pensaron la transición democrática en modo presidencialista, considerando que la democracia comenzaba desde el firmamento presidencial, por lo que jamás se propusieron construir mediante acuerdos el orden político, hacendario y administrativo que la democracia requiere para tener capacidad de gobernar, son ahora los que piensan, sin asomo de duda, que la “transición catastrófica” o la “terrible ingobernabilidad” que vive el país se debe al Presidente. ¿Sólo el Presidente y su gabinete, ningún otro? ¿Todo funciona y nada funciona por obra y responsabilidad del Presidente? ¿En la llamada catástrofe no hay más responsables? ¿Son inocentes los diputados y senadores, los gobiernos estatales y congresos locales, los jueces, las policías, los partidos políticos, los medios de comunicación proclives al dramatismo y a la inculpación…? ¿Nada tienen que ver con la actual situación el rechazo de los resultados electorales, las ocupaciones de las calles o de la tribuna legislativa, el permanente insulto al Presidente y el lenguaje subversivo del perdedor por todo el país, la tergiversación y bloqueo de toda propuesta de reforma, la presión permanente de las oposiciones para obligar a negociaciones de su conveniencia, el sistema de justicia con sus huecos de corrupción y negligencia procesal…?

En el autoritarismo, la grandeza o el desgobierno son imputables al “déspota benevolente”, pero en democracia los aciertos y los errores tienen muchos padres, involucran a la clase política entera. Sólo nuestro gen presidencialista nos impide ver el entramado causal de nuestros problemas. Nadie en sus cinco sentidos puede negar que la incapacidad que muestra la administración pública federal en varios campos cruciales de la convivencia es una de las principales causas de los problemas de gobernabilidad y, por ende, que la capacidad directiva del presidente Calderón está en cuestión. Eso está a la vista y las críticas han sido correctas. El gobierno debe reorganizarse y despertarse. Pero afirmar que la situación de inseguridad y caída del crecimiento económico es imputable exclusivamente al Presidente es una inferencia equivocada. Demos una mirada a los otros poderes públicos, a los otros órdenes de gobierno de México y una mirada a la situación mundial. No se sostiene la venta de la idea de que los demás actores políticos son inocentes.

El funcionamiento democrático de estos años ha mostrado que las decisiones de reformas, leyes, políticas y presupuestos son coproducidas por numerosos actores políticos, los cuales tienen sus ideas e intereses, por lo que chocan con las iniciativas presidenciales, bloquean reformas, paralizan legislaciones y bastantes se programan deliberadamente para hacer naufragar al gobierno. No hay por qué escandalizarse, tal vez. Escandaloso es no reconocer que la transición catastrófica de la que muchos hablan tiene muchos más responsables que la Presidencia, como escandaloso es seguir creyendo que el problema se resuelve con cambios y cambios en la Presidencia y no cambiando las reglas y prácticas de interrelación de una clase política que se muestra pequeña por convenenciera y habladora.

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios