Archive for 27 enero 2009

Concepto rector 2009

enero 27, 2009

Super J.S. Zolliker me mandó a pensar en más que un propósito de año nuevo, en un concepto rector para 2009. Algo que guie mis acciones y me haga una persona mejor (supongo… ¿no?). Ya es casi casi final de enero y no me he dado a la tarea de pensar en ello. La neta no es por ojeis, es porque en verdad desde que empezó el año he estado en mega friega laboral y ocupada también con varios “asuntitos” personales.

Entonces a ver, voy a citar a Zolli:

“…hasta donde entiendo, el concepto rector es una palabra o conjunto de palabras que definirán las prioridades personales del año en curso… un único concepto que guiará las intenciones del 2009”.

Kul.

Mi concepto rector para 2009 es:

— c o n s t r u c t i v i d a d

Esto es porque necesito girar en torno a la idea de “construir”. Desde el año pasado siento que entré en la dinámica de intentar construir algo mejor, tanto para mi como para los demás, para México. Creo que si bien suena a concepto arquitectónico -y en cierta medida lo es-, el constructivismo también es un concepto utilizado en pedagogía, en filosofía. Recuerdo haber hecho algunos trabajos desde esta perspectiva, sobre cómo se construye el conocimiento.

Trataré de ir más allá del conocimiento,  lo que quiero es construir varias cosas, las que ahora tengo en mente:

  • Mejores relaciones con mis amistades y mi familia.
  • Fortaleza, seguridad y asertividad propias.
  • Una relación de amor y de iguales.
  • Un patrimonio.
  • Un vocabulario más amplio.
  • Una salud más fuerte, lo que incluye hacer más ejercicio y fumar menos.
  • Mejores reacciones ante la frustración.
  • Mejores y mas constructivos comentarios.
  • Criticar menos, proponer más.

Así es.

Quién quiere hacer su concepto rector? A estas alturas de enero, la verdad ya me da pena invitar al meme personalizado!!!

Anuncios

Me hice mi piercing

enero 23, 2009

piercing1

Se siente muy chistoso y se ve re-bonito!

Discriminación laboral

enero 21, 2009

Ayer me sentí un poco mal. Hace un par de meses, cuando me cambié de trabajo, me contactó un profesor de la maestrí para buscar trabajo aquí. La verdad es que tiene un buen perfil, no es “exactamente” lo que necesito, pero ¿quién lo es? En aquella época por cuestiones presupuestales ya no podía contratar a nadie, sin embargo, quien sería su jefe lo entrevistó y me dijo que le parecía bien, pero que le preocupaba el rollo de la edad. Mi profe tiene alrededor de 60 años, yo creo… si no, está bastante cascado! pero bueno. El asunto es que me mandó dos mails en las pasadas dos semanas para ver “cómo iba mi proceso de selección y reclutamiento” y ayer no tuve más remedio que contestarle que gracias pero no gracias.

Me sentí mal porque sin duda es una persona inteligente y con experiencia, y sobre todo es un padre de familia sin chamba, que para como están las cosas, no es algo coqueto. Pero también es cierto que no sé si en realidad él hubiera querido quedarse mucho tiempo, asumir el compromiso de ponerse la camiseta de trabajar aquí y ponerse unas super chingas. Creo que llega una época en la vida donde si bien uno no deja de trabajar, tampoco es un recluta. En fin, además mi jefe ya me había dicho que quería alguien con perfil de abogado administrativo, que fue el argumento que finalmente usé por encima de los que tienen que ver con la edad y los compromisos familiares que mi profe tiene y que a la larga uno resiente mucho no poder cumplir.

Aún así, creo que fui parte de la discriminación laboral que comienza a dejar fuera a los adultos mayores de 50. Lo siento mucho.

Renové mi relación con S.

enero 15, 2009

Se fue la luz en mi oficina pero mi compu permanece prendida, así que como no puedo (o no quiero) hacer nada más, escribiré con la poquita luz que cae al teclado.

He tenido una semana de UF, mucho trabajo, muchas reuniones, muchos mensajitos. Me ha ido bien, la verdad siempre que puedo me quejo de mi chamba, pero al final sé que por el momento no tendría otra proque me gusta lo que hago a pesar del estrés y me pagan bien. Lo de llegar una a casa a beber un wiski, ya vi que no es un problema de alcoholismo, sino una bonita costumbre.

Hay algo que aprendí esta semana de arrrduo trabajo. Resulta que hay una personita en mi oficina a la que no toleraba, a S. la conozco desde hace tiempo y en otra chamba ella me reportaba. En varias ocasiones le puse unos buenos cagadones y una vez la hice llorar; luego entonces, no es extraño que S. me odie también. Ahora somos parte del mismo equipo pero cada quien juega enh su cancha. La única cuestión es que, me guste o no, me gustara o no desde el principio, S. y yo somos las más cercanas a mi jefe en esta boca del lobo donde trabajamos.

Mi jefe es un tipazo, no tengo nada malo que decir de él (salvo que luego por quedarse chorcheando yo salgo de aquí con el más de las 11 de la noche… en fin…), lo admiro porque es un tipo verdaderamente brillante, de buen corazón, de mente muy ágil, muy culto (no sé a que hora, pero sigue leyendo literatura). En resumidas cuentas él es mi amigo y es mi jefe y mucha de la experiencia que tengo se la debo a él, y lo queiro cabrón.  Es de esas relaciones donde yo, literalmente estoy dispuesta a ser su Sancho, su escudero, y finalmente lo soy. Y S. también.

Entonces, ahora que las cosas han estado complicadas, descubrí que soy una persona muy institucional y leal: el trabajo primero, el bien de la institución primero, mi jefe primero que cualquier rencilla pendeja con una niña que, en el fondo, me da igual. Así que hemos desarrollado en estos cuatro días una relación tan cercana como nunca, de tanta complicidad y apoyo, que hace un año JAMÁS me la hubiera imagindo. La verdad, me da gusto porque ni siquiera hice un esfuerzo, fue algo que se dio y que espero que continúe porque me di cuenta de que es mejor tenerla de mi lado que en mi contra.

Regresame la confianza

enero 12, 2009

La semana pasada día me dijiste que me había vuelto cínica en el amor. También me dijiste que desde siempre había sido desconfiada, y sí, sí lo soy. Mencionaste –y no es la primera vez– que eso te entristecía.

En el fondo, sé que te sientes culpable por ambas cosas y yo también creo que lo eres. Sin embargo, no te odio por eso como tú seguramente crees, consciente o inconscientemente .

Lo único que quiero es poder imaginar el retorno de mariposas en el estómago, la vuelta a poder sentir emoción e ilusión, sin que eso comience a ser la señal de que algo anda mal. Siempre que siento emoción por alguien, salta en mi mente la idea de que eso no puede llevar sino a un fatídico desenlace. A veces me autocumplo esa fantasía, a veces otros se han encargado de hacerlo por mi.

Sólo quiero que me regreses esa libertad de un día hacer una locura por alguien, como en muchas ocasiones las hice por ti, sin importarme mucho que en ello se me fue el corazón. Quiero que me regreses la confianza de ver a alguien a los ojos y no pensar que me está engañando. Quiero creer aún cuando no seas tu en el que creo.

¿Cómo podemos hacerle? Estoy ante un reto enorme: recuperar eso sin tu ayuda, lejos de ti y recuperar la falta de razón con  la que uno actúa cuando está enamorado. Esa sinrazón te la llevaste y nunca  me la has querido o podido regresar… sólo que ahora sí la quiero.

Enero del dosmilnueve

enero 7, 2009

He tenido un inicio de año un poco caótico. Enfermé del estómago, un bicho muy asesino dentro de mi me hizo sentir bastante mal el lunes, en mi primer día de regreso a la chamba. Luego, gracias a mi fiel amigo JSZ, tuve visita al Doctor, medicina, ultraje en mis nalguitas derivado de una fuerte inyección de Vontrol y lo mejor: la tarde libre para irme a dormir debido a “la gravedad” de mi mal. Luego entonces casi no he probado bocado desde el lunes, en mi panza únicamente hay dos manzanas, dos calditos de pollo y unas cucharadas de avena cocida en agua. Francamente está mal este asunto, pero ahí voy saliendo y el Gatorade ha sido mi mejor aliado. Sin embargo…

La semana pasada tuve mucho que reflexionar porquesi mi amigo Marco tiene razón, y uno tiene un twin star en el universo, yo me reencontré con el mío.  Y no fue aquél reencuentro de después de 10 años ni mucho menos, nos habíamos visto en el verano, y antes en diciembre y así… él no vive en México. El asunto aquí es que aunque es una historia muy vieja, como de casi 10 años, donde hubo de todo y fue terrorífica, hoy creo que de verdad lo que nos une es el amor. No he sabido nunca (¿cómo saberlo, no?) si alguna vez se convertirá en un amor de amantes, carnal, pasional. Lo que sí se es que me conoce como nadie y lo conozco como nadie, porque nos hemos visto crecer y superar problemas y lecciones de la vida; siempre ha estado ahí, nunca ausente, siempre presente y sobre todo pendiente del más mínimo detalle o decisión que yo tomo en mi vida. Y yo igual, ahí he estado siempre. No paso tardes enteras pensando en él, no hay un sentimiento de desgarre amoroso porque no está o porque no lo veo, por el contrario, sé que él cumple un sueño (y no el sueño americano ehhhh) y lo está haciendo como los grandes y que de alguna manera yo estoy ahí también y que probablemente nunca regrese. No le escribo una carta de amor desde hace nueve años más o menos y creo que es a quien más le escribí a mano, a la antigüita, con papel bonito, letra impecable, olor a flores y besos pintados casi, casi.

El sábado fuimos juntos a una boda a la que me pidió que lo acompañara y la pasé increíble y eso que jamás bailé, ni fui por el ramo ni nada de las cosas “divertidas” del casorio, sino que nos sentamos tranquilamente a platicar… platicar… platicar… Siempre me besa el brazo, me abraza mucho, me dice cosas lindas, me escucha con atención, me pregunta lo que no sabe y me rebate cualquier cosa que no le haga sentido. Esa tarde me cayó el veinte de algo bien importante: que  yo lo amo, en el más amplio sentido. Amo la persona que es y en lo que se ha convertido. Amo saber que la decisión que yo tomé hace muchos años y que llevó a terminar nuestra relación fue la mejor porque sobre esa herida no sólo cerramos juntos una buena cicatriz, sino que literalmente hemos construido un castillo encima. Antes de irse de vuelta al Doctorado en Agosto pasado me pidió muy en serio que me casara con él, no ahora porque yo tenía novio, pero que considerara muy en serio la idea de irme con él y de ser parte de su familia. Yo hice cara de what? y la verdad es que no supe bien qué contestarle y lo peor del caso es que no me acuerdo qué contesté.

Es raro y seguramente sonará a contradicción, pero aunque muchas cosas indiquen que no somos el uno para el otro, después del sábado sé que siempre, siempre lo voy a esperar y probablemente él a mi.

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios