Posts Tagged ‘Mini Frustraciones’

Votar, abstenerse o anular

mayo 14, 2009

En estos días he leído varios artículos, opiniones, he seguido chats de El Universal al respecto de la disyuntiva entre votar y no votar o ir a la urna y anular el voto. Hay quien sostiene que el abstencionismo abrumador en la elección intermedia de este año podría servir de “lección” a la clase política del país; hay quien sostiene que no acudir a las urnas no basta, sino que habría de hacer el ejercicio de ir y anular el voto (hay varias maneras de hacerlo) y, por úlitmo hay quienes sostienen que el voto es una de las herramientas ciudadanas por excelencia en la democracia, por lo tanto por supuesto que hay que salir a votar.

Yo sin duda (vaya, muy pocas dudas podría tener), estoy más de acuerdo con la tercera idea que con las primeras dos. Una cosa es que no exista el partido político de ensueño, aquel que nosotros quisiéramos que existiera y la otra es que eso sea, entre otras, una de las justificaciones para abstenerse o anular el voto.

Creo que cada partido arrastra una serie de vicios, al mismo tiempo que arrastra proyectos e ideas distintas; sería iluso pensar que todos están libres del alguna culpa, como por ejemplo, continuar las prácticas clientelares que en su momento (y con gran éxito, por cierto) usó el PRI. Al final, vamos chicos, somos un país culturalmente clientelar. Pero también es iluso, más bien desalentador pensar que no ha habido lugar a cambios internos en nuestros partidos, como si no hubiera muchos jóvenes y gente nueva y fresca como un jardín, aguardando la oportunidad de hacer algo por el país desde la política.

Mi disgusto con quienes proponen el no votar o el anular el voto versus la opción de votar se centra fundamentalmente en que sus argumentos parecen provenir de un lugar bastante burgués. Asumen que todos los mexicanos cuentan con educación y criterios (políticos) para asumir que al no ir a votar, o ir y anular el voto son en sí una acción política, una acción de protesta y de crítica. No, no, no… aquí sí considero que somos pocos quienes alcanzamos o podríamos alcanzar ese nivel de análisis de la coyuntura, el ciudadano de a pie, que a mi juicio ni es un ciudadano anda en otras cosas.

Alomejor me tachan de que creo que en general los mexicanos somos ignorantes o necesitamos que nos digan como hacer las cosas… pues sí, sí lo pienso, no en todo, pero a ver, siendo sinceros… no creo que todos los que tienen credencial del IFE estén suficientemente interesados en la política, ubiquen bien quién es quién, sepan leer, que más o menos tengan idea de sus derechos y obligaciones, que crean en la importancia de la rendición de cuentas o quieran exigirla, etcétera. Estoy hablando a nivel nacional, no del ombligo del mundo que es nuestro querido DF.

Creo que antes de promover el abstencionismo o la anulación del voto, debiéramos avocarnos más en la tarea de la construcción de ciudadanos, porque desos no hay, casi.

Pensar que tras dos sexenios de gobiernos de otro color ya estamos del otro lado, que ya somos una democracia consolidada, no sólo en sus institucones sino en su sociedad, es decir, que somos un pueblo democrático y con cultura (y consciencia) de participación ciudadana, me parece un error. Seguimos en una dolorosa transición.

Aquella suposición de que quienes no votarán o anularán el voto lo hacen de manera consciente y razonada para dar lecciones, la verdad es que me deja temblando. No creo que en este momento de nuestra historia, como país, como sociedad estemos en condiciones de hacerlo, tampoco creo que les haga ni un rasguñito a los partidos. En todo caso se interesarán en el fenómeno los señores del círculo rojo, que para el caso nadie lee (bueno, casi nadie…).

Y entonces regreso a mi punto: creo que ahora que somos nuevos en esto de salir a votar, de participar, de hacer asociaciones, de ser conscientes de la fortaleza que puede tener la sociedad civil organizada, de hacer valer nuestros derechos, es momento de construir esos ciudadanos que aprendan primero a votar. Ya luego, que decidan si lo hacen o no.

La otra consideración, que un poco es un Op.Cit. del Dr. Mauricio Merino en uno de los chats de El Universal, es que ¿cómo sabríamos qué cantidad de personas se abstuvo de votar o anuló el voto de manera consciente para dar esas señales de hartazgo? ¿Cómo estamos seguros que no son simplemente personas que no les interesó por mil razones distintas? Aguas…

Si lo pensamos según principios del rational choice, por suspuesto que para el individuo la acción de salir a votar acarrea un costo mayor que no hacerlo. Para votar como Dios manda, se supone que hay que informarse y tomar la mejor decisión y eso requiere tiempo y psss si ya para estas alturas del post se mueren de hueva, imagínense a ustedes mismos contrastando propuestas y en verdad votando por quien a ustedes les convence. Es decir, votar se supone que no es así como así, enchílame otra. Pero bueno, en México esto casi no se da. ¿O sí? a ver… mientan para quedar bien.

Bajo este principio de que a todo el mundo le da hueva informarse, que es la parte que como ciudadanos nos tocaría hacer (amén de lo que los partidos y candidatos hagan por su lado), entonces todo México somos una borregada que, o no va a votar por hueva (no por castigar o dar lecciones de política), o no va a  votar porque mejor que otros decidan (y aquí caben toda clase de explicaciones de por qué decidimos no hacernos responsables después), o de ir y votar por aquél partido o candidato que es el favorito de mi familia, o de mi pareja.

Ajá. Sí así es, así es…

Construyamos ciudadanos que agoten el recurso del voto antes de limitarlos del placer de ponerle el tache a la boleta. Más mucho más construyamos ciudadanos con las nuevas generaciones, que son chingos de gente, chingos de jovenes que seguramente con un empujoncito son capaces de abrir la boca, criticar, participar y decidir.

Anuncios

To be or not to be…

agosto 18, 2008

El otro día platicaba con uno de mis compañeros de la maestría sobre cómo le iba en su chamba, cómo veía el inicio de clases, etcétera… para no hacer chisme ni el cuento lago, me dijo que “esta es mi prioridad, aunque no me de de comer”, refiriéndose a la escuela. Y quedó claro que la mía es mi chamba, porque me encanta y porque me da de comer y porque la veo como la siembra de lo que será una cosecha abundante en los próximos años.

Ahora, no con mucho gusto ni mucho menos, estoy enfrentada por primera vez de manera seria a dejar la maestría y olvidar el año que me resta para terminarla. El asunto es que yo no puedo con las dos cosas: trabajar y estudiar de “tiempo completo”. Ni modo… y he estado en el ser o no ser y hacer o no hacer durante ya un par de semanas, porque vivo con terror los días de la semana y los fines de semana: un terror constante que no soporto más.

No se qué procede o cómo se procede. Creo que lo primero será hablar con mi tutor, luego con el Director del programa, luego, chance y hasta con CONACYT.

 

😦

Diálogo (conmigo misma y con usted)

junio 11, 2008

Tomo té de Passion, que a mi me sabe a jamaica cualquiera. Terminé mis labores temprano, luego dije “es la hora de Facebook”, así que perdí algo de tiempo. Empezó a llover y ahora no solo llueve sino que cae un aguacero, por momentos parece calmarse, pero luego regresa. Leí sobre la melancolía en el blog de Estrella y aunque dije que a mi no me pegaba, creo que me pegó. Otra vez el cliché de que los días nublados me deprimen.

Escucho un playlist de regalo, como casi todos los que tengo. Suelo pedir a la gente un playlist o un CD con lo que “ellos piensen” que me va a gustar. Este me lo dio mi amor, y le dio justo al clavo… se tardó meses en tenerlo listo, pero valió la pena; lo único malo es que tiene la canción de Young Folks, que me encanta, si eso no es lo malo. Lo malo es que me trae muy malos recuerdos. Y es que es pinchón que una canción que en algún momento amabas, ahora sea como una nubecita negra que viene a tronar y a llover encima de tu cabeza. ¡Que vayan a la mierda! -eso pensé. Así que ahora me muevo con todo y mi te de Passion con dos de Splenda a una linda canción de Colin Hay. Afuera ya arreció de nuevo.

Se me antoja fumar, pero lo estoy dejando.

La Conjura de los Necios

junio 5, 2008

¿Por qué si La Conjura de los Necios* es a todas luces una obra magnífica de la literatura estadunidense, a mi se me niega?

Segundo intento de lectura, y no llego más allá de la página donde se hace la descripción de tan repugnante personaje (Ignatius J. Reilly). Me da pena con quien me lo prestó (mi jefecito lindo), me da pena con todos los que la han leido y me la han recomendado. Y lo que sucede es que me da culpa dejar libros a medias, me da culpa porque me siento poco disciplinada, aunque a la vez piense que qué demonios!! hay que leer lo que a uno le guste, ¿no?

Ash… estoy confundida. No así con otro par de novelillas de mi ahora escritora favorita, mismas que el día que las comienzo, llego a la página 50. Son una delicia. Quiero correr a la librería -que por cierto me acaban de abrir un Gandhi al lado de mi casa- y conseguir las demás.

¿Podrá alguien más o menos decirme en qué página “se pone mejor” La Conjura…? ¿o será una necedad continuar?

 

 

 

 

 

* A Confederacy of Dunces

Caminando en la Luna

junio 2, 2008

Hoy me ha caído el veinte de que por las mañanas tengo un par de horas muy lúcidas. Sucede antes de las diez que me vienen a la mente muchos temas, ideas, me peleo conmigo misma sobre cuál es mi opinión, me replanteo mis relaciones con los demás, surgen pequeñas paranoias también.  Hoy, antes de las diez anduve caminando por las nubes, no hubo ningún nuevo pensamiento o idea; no me afectan los muertos por el narco, no me importa el precio de la tortilla, no sé bien ni qué pasó con Obama y Hillary este fin.

Justo la ausencia de lucidez fue lo que mostró lo fuerte que es en otras ocasiones. Debo confesar que tengo ya un par de semanas caminando por las nubes, sin mirar mucho para abajo, sin ver si la gente camina o corre, sin tener claro qué pasa bajo mis pies. Realizo un trabajo mecánico: leo y escribo. No hago mucho más. Me siento relegada y asfixiada en una oficina pequeña donde dos personas fuman por sobre mi cabeza. Dicen que las dinámicas de los “tríos” no son tan buenas porque siempre habrá dos que queden de un lado y otro que quede fuera. El otro, el tercero soy yo.

El mal ánimo puede ser una tontería, no lo sé. O puede ser que en efecto he tenido dos semanas, o un mes, o dos meses, como se deseé ponerlo, de no sentirme tan fresca ni tan juvenil, ni tan nada. O pensándolo mejor, al escribir estas líneas, creo que no es mal ánimo, es una especie de apatía: no me interesa lo que pasa fuera de un minúsculo círculo alrededor mío.

Así que voy ya, de vuelta buscar el sendero recto que me lleva, sin desviaciones a continuar mi trayecto por la Luna.

 

Ante un regaño

mayo 29, 2008

Es prácticamente imposible que ante una llamada de atención no me sienta mal. No sé si les pasa a todas las personas, pero al menos yo, me quedo con el nudo en la garganta y con cientos de preguntas y autocríticas que al final no me llevan sino a la conclusión de mi vida: que no hago las cosas bien y no soy suficiente.

Llevo años intentando ver que todo el mundo se puede equivocar, que todos podemos tener fallas, que algunas de éstas son estructurales pero que no nos hacen menos. Eso, aunado al superyó que nos persigue a varios, podemos tener mañanas miserables, como la que apenas comienza.

Cometí un pequeñito error y me llamaron la atención, ni estuvo tan fuerte, ni nada… pero en mi mente yo ya pensaba “me van a correr”. Por suerte no, ese día no es hoy. Y trataré de reponerme todo el día de la sensación de “todo lo hago mal y nadie me quiere por eso”.

El maldormir insómnico

mayo 19, 2008

Es que el insomnio es muy feo. Por suerte no lo padezco de manera regular… mhh… cosa extraña: Me viene una vez al año y me dura más o menos dos meses (de julio a septiembre o de agosto a octubre). Siempre he creido que es por el calor, aunque siendo sincera, si algo no padezco en mi casa (ni en mi temperatura corporal habitual) es calor. Además, ésos meses es época de lluvias.

¿Será que es por mi cumpleaños? Puede ser que sean los nervios de sentir que me hago vieja.

Como sea, no dormir bien es una monserga, una situación desafortunada para quien la padece, porque ya lo he visto mil veces en Discovery Health, que el cansancio atrasado es algo de lo que el ser humano no se recupera… osea que no dormir es como una muerte chiquita. Y ya me dio miedo, pues pronto será julio y también, pronto será agosto.

 

 

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios