Posts Tagged ‘Muerte chiquita’

Amor Platónico

junio 19, 2009

Hoy he andado pensando en el amor platónico, qué lindo es y qué pinche a la vez… ¿no?

Me eché el WIKIPEDIAZO, porque aunque todos sabemos qué es, pues para tener una referencia dizque más confiable, porque la verdad es que sí yo tiendo a tener amores platónicos. Ahora más que nunca y creo que eso no es bueno! Siempre he tendido al amor imposible, o a aquel que sé que por algo no se dará de forma plena… Caray… Hoy voy a cambiaaarrr!

El amor platónico es una expresión imprecisa que en el lenguaje popular se refiere a un tipo de amor al que se concede más importancia espiritual que física.

Propiamente hablando, y según la filosofía de Platón, es la motivación (o empuje) que lleva al conocimiento de una idea y a la contemplación de la misma, y que varía desde la apariencia de la belleza hasta el conocimiento puro y desinteresado de su esencia. Es una forma de amor y amistad en que no hay un elemento sexual (una vez alcanzado el encuentro sexual deja de ser amor platónico) o este se da de forma mental, imaginativa o ideal, y no de forma física.

El filósofo Platón concibe esta idea dentro de la clasificación de los tipos de amor en sus Diálogos (sobre todo en Fedro y El Banquete), que en otras palabras es el amor a la belleza. Este, se puede manifestar de diversas maneras entre dos individuos y sin importar (lógicamente, dado el contexto de época) el sexo. Así, se expresa en forma intelectual y no física.

El concepto se deriva de las investigaciones que Marsilio Ficino llevó a cabo al sintetizar el platonismo en la época Renacentista, por orden de Cósimo de Médici, gobernante de Florencia. “Su ‘neoplatonismo’ se basó en dos ideas fundamentales: la jerarquía neoplatónica de las sustancias y la teoría del amor espiritual. La primera postulaba la idea de una jerarquía de las sustancias, o de una gran cadena de seres, desde la forma más baja de la materia física (las plantas), hasta el más puro espíritu (Dios), en la cual los humanos ocupaban una posición central, o intermedia. Eran el vínculo entre el mundo material y el mundo espiritual, y su supremo deber era ascender hacia la unión con Dios, la cual, constituía el verdadero fin de la existencia humana. La teoría de Ficino respecto al amor platónico, o espiritual, afirmaba que, al igual que la gente está unida en su común humanidad gracias al amor, de esa misma forma todas las partes del universo se mantienen unidas por los lazos del amor compasivo.” (Spielvogel, 2003) Lo anterior, basándose en los Diálogos de Platón.

—> Spielvogel, Jackson (2003). «Capítulo 12», Civilizaciones de Occidente, Vol. “A”, 5a edición edición, Thomson Editores <—

Anuncios

La intimidación como método

julio 8, 2008

Estamos jodidos.

Hace unos días comencé a escribir sobre algunos supuestos de cuando uno vive en democracia, y sobre porqué en México estamos jodidos. Hoy voy a continuar, sin entrar en detalles bibliográficos ni citas de teóricos famosos. Creo que la realidad habla por si misma.

En México la intimidación existe como método para lograr distintas cosas desde hace muchos años. No hablo (únicamente) de la intimidación que viene de las instituciones que conforman el Estado, sino en general, de una forma de vida en la que el ciudadano, el niño, cualquier persona vive amenazada de alguna manera. Esa fue mi experiencia ante el Consejo Técnico de mi Universidad. Durante más de una hora intentaron intimidarme, más que intentar escuchar “mi lado de la historia” sobre unos mails que yo envié al director de la maestría y a su *incompetente* secretaria. La historia es larga y complicada y me da flojera repetirla. El asunto es que a ella la llamo como dice entre los **, y a él le digo que su equipo de trabajo (osea ella) es *ineficiente* y que el programa de maestría *es lamentable*.  Me pregunto si uno, habiendo pagado más de 8 mil dólares de colegiaturas en un año no tiene derecho a cuestionar la calidad de las clases, de los profesores, de los compañeros (que ellos como institución educativa se supone eligen con mucho cuidado), de la atención que como alumno uno recibe. Parece que no.

Y es que en México más bien uno no cuestiona nada, nunca. El día que lo haces eres “una persona conflictiva”. Y esas palabras son sólo el comienzo de lo que pueden ser intensas campañas de desprestigio contra quien está cuestionando algo, contra quien opina distinto. Nada más faltaba que me amarraran a una silla y me golpearan y torturaran para que yo rindiera una declaración a modo el día del Consejo. Yo llevaba una hoja donde había escrito mi razones para llamar *incompetente* a la secretaria, llevaba también un diccionario para aclarar tres palabras que usé en esos mails: incompetencia, ineficiencia y desdén. Y reto a cualquiera a que me pruebe que el uso de cualquiera de ellas constituye un insulto, digamos, del calibre de “hijo de puta”.

A mi en ese Consejo nadie me escuchó. Tenían tomada su decisión desde el principio. Juez y parte estuvieron ahí, ya que el director de programa convenientemente es miembro de dicho consejo, así como el esposo de dicha secretaria. ¿Conflicto de interés? ¡¡¡¿de qué hablas?!!! eso se llama procedimiento. Algo que como me dijo la directora del departamento “yo debiera agradecer que ella fuera buena y me escuchara”. Hija de puta, eso es lo que ella es. Ella y su séquito de intelectualoides, pseudo académicos de quinta categoría. Y es que sí, perdón… luego la academia peca de autismo, peca de vivir en ese aislamiento “de las ideas” y “de los libros” y “de la investigación” que parece hacerlos inmunes a los errores operativos, técnicos y humanos que ellos mismos y sus equipos tienen la capacidad de cometer.

Me preguntaba mi terapeuta que si qué sombrero me ponía para cual situación. Con ella tengo colores y distintos sombreros imaginarios, que me pongo y me quito. Le dije que el azul, el de la paciencia. En mi universidad tienen el naranja de la soberbia y algún otro de otro color que representa su poco tacto.

Errores de procedimiento hubo tantos que creo que a dirario puedo aumentar uno más a la lista: el esposo de la secretaria incompetente, el propio director del programa (juez y parte, al haber sido él quien me llevó al Consejo), la ausencia de la mitad de la representación estudiantil, así como de la mitad de los miembros externos al Consejo. La justificación: “había quórum”, unas palabras que al menos yo no he encontrado en el reglamento. Si no es intimidación el hecho de no escuchar, de interrumpir, de acusarme de “difamación”, “amenaza” y “alteración del orden” por decirle incompetente a quien era responsable de avisar del cambio en un curso y que dicho cambio no anunciado para mi tendría un costo de poco menos de 400 dólares… entonces no sé que es intimidación.

Que directivos de la que se dice ser la mejor escuela de comunicación del país no tengan otros medios para comunicarse más que llevando al Consejo un caso que es totalmente irrisorio, no tiene otra explicación que la intimidación como método para tener a los estudiantes a raya. Claro, con acciones como esta, se aseguran que al menos yo no tenga intención de dirigirme a ellos, ni el buen plan ni en mal plan, porque queridos, estoy en un plazo probatorio de conducta de seis meses, así como fichada en mi expediente y ya sin posibilidad de ser laureada con una cum laude.

No podría ya importarme menos. Lo que quiero ya es terminar de asistir a esa escuela donde evidentemente el miedo y la intimidación son método de control. Ahí en la Universidad, donde se supone que *somos adultos* y donde se supone que a mi desde la licenciatura me enseñaron a no quedarme con lo menos y pedir siempre lo más, etcétera, es justamente ahí donde no fluye ni el conocimiento, ni la generosidad, ni las ideas.

Me urge salir.

Y me falta un año.

 

 

 

 

 

 

 

Estamos jodidos.

 

 

 

 

La buena: Ayer pasé al Fondo y me compré los que me faltaban de Nothomb, los Detectives Salvajes que nunca pude leer y uno más de Paul Auster para mi colección del autor. Las cartas entre Paz y Segovia son un regalo para mi papá.

Ensayo sobre la ceguera

junio 6, 2008

Me vino de nuevo la miopía, de la que pensé librarme hace un tiempo vía la operación con laser. ¡Fui tan feliz! En verdad me cambió la vida no usar anteojos, creo que todos los que lo han hecho me darán la razón.

Ahora va de regreso… siento la cuenta regresiva en mis ojos a diario. Veo cada vez menos, aunque no quiero ser fatalista ¿no? digo, apenas voy en las 1.5 dioptrías, lo malo va a ser cuando pase de las 5. “No te predispongas” me dice mi madre. “No me predispongo, simplemente lo sé” le contesto en mi mente, “Si Ma…” le digo en la cocina de su casa.

Y me da miedo.

A-Post-Calypse

junio 4, 2008

Hoy escribo con ánimos destructivos, léase de nuevo: destructivos. Tengo claro mi objetivo, lo tengo en la mira, ahora sólo es cuestión de delinear bien la estrategia de la batalla. Preveo que haya algunos sobrevivientes, pero sin duda sólo serán los valientes (verso sin esfuerzo).

Ayer escribí un correo donde repetí varias veces la palabra desdén. Creo que es una de mis palabras preferidas ahora, ya que tengo claro que es con desdén como actúan muchas personas con respecto a las demás; es con desdén que actúan las instituciones también. La mala noticia es que si algo me falta en mi catálogo de acciones y emociones es desdén, lo que me puede llegar a sobrar es furia, y aunque eso no es necesariamente bueno, es mejor que ser parte de la bola del desdén. Lo del karma es tomadura de pelo, esta vida es de quienes hacen algo al respecto de la vida misma, no de quienes esperan lecciones de bumeran que se supone que siempre regresarán. No.

Ni a mi ni a nadie le gusta que le ninguneen, que lo hagan a un lado, ser omitido, borrado del mapa. Menos cuando se paga por estar ahí, menos cuando es una cuestión de pago por servicio. ¿Desdén? Ajá. A ver de a cómo nos toca. Por lo pronto tengo puesta la armadura y me encuentro organizando la caballería. Espero que sea un duelo digno de mi tiempo y de mi esfuerzo. Trataré de no perder la cabeza.

Súper cliché

mayo 20, 2008

“Los días nublados me deprimen”

Todo un cliché. Y no es que padezca de esa depresión por la lluvia y la falta de sol, pero un poco sí. También puede ser que es martes y los martes suelo ser poco productiva en mi trabajo y suelen ser malos días, eso al menos es parte del cuento que llevo años contándome y que según mi terapeuta me sale muy bien.

Posiblemente sea tiempo de elegir otro día para que sea el mal día de la semana. O posiblemente debiera también dejar de contarme cuentos y creerme mis propias historias. No, no soy mitómana, pero hay ciertas situaciones que me aprietan los botones que me llevan directo y sin escalas a la paranoia total. Y llevo algunos días con el botón apretado y creyéndome que todo el mundo está en mi contra y que todo es un complot, en mi casa, en mi trabajo, con mi amigos. Ufa.

Me ví llorar en sus ojos hoy y vi como su cara se puso triste porque seguramente no puede entender qué me pasa. Me veía con cara de ¿qué puedo hacer? y yo lo veía de regreso pensando “nada…”.

Lloré toda la comida cuando le había prometido un “lunch date”, cuando aún media hora antes tenía todas las ganas verlo y platicar de su (casi seguro) nuevo trabajo. Y durante la comida, que me supo a sal de tanto llorar, seguía teniendo ganas de platicar de su día, no de mis dramas paranoides… no pude. Además llegué furiosa porque se me hizo tarde, y se lo dije, que no puedo seguir enojándome como a veces me enojo porque me va a dar un derrame cerebral. Él, encantador como siempre, me dijo que se pondría muy triste.

No pude hacer de la comida el momento que había querido tener toda la mañana, por él y por mi. Fallé y entonces me fallé a mi otras mil veces por ser tan egoista. Me fallé porque es martes, está nublado y yo me la sigo creyendo.

Carajo.

El maldormir insómnico

mayo 19, 2008

Es que el insomnio es muy feo. Por suerte no lo padezco de manera regular… mhh… cosa extraña: Me viene una vez al año y me dura más o menos dos meses (de julio a septiembre o de agosto a octubre). Siempre he creido que es por el calor, aunque siendo sincera, si algo no padezco en mi casa (ni en mi temperatura corporal habitual) es calor. Además, ésos meses es época de lluvias.

¿Será que es por mi cumpleaños? Puede ser que sean los nervios de sentir que me hago vieja.

Como sea, no dormir bien es una monserga, una situación desafortunada para quien la padece, porque ya lo he visto mil veces en Discovery Health, que el cansancio atrasado es algo de lo que el ser humano no se recupera… osea que no dormir es como una muerte chiquita. Y ya me dio miedo, pues pronto será julio y también, pronto será agosto.

 

 

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios