Posts Tagged ‘Opiniones’

5 de Julio, sí voté de color

julio 5, 2009

No voté blanco por las razones que ya expuse en otros posts.

Hoy trabajé todo el día, ando levantada desde muy temprano porque tenía la idea de ser de las primeras en mi casilla para votar, sin embargo no pude porque los escrutadores no llegaron y yo ya tenía que llegar a la oficina. Acabé votando a la hora de la comida y este domingo la verdad es que me supo a lunes o a miércoles. No ha habido mayor diferencia a las actividades de un día normal de trabajo.

Ahora que se empiezan a asomar los resultados preliminares del PREP y sus símiles estatales, más las encuestas de salida que prepararon varios medios, se confirma la tendencia: PRI sube, PAN baja poquito, PRD se va prácticamente a la mierda, los otros chiquitos pue’que conserven su registro o pue’que no, como el caso del PSD que hasta ahora creo que por poquito supera el 1%. Los votos nulos (donde se contaron los blancos) muy por debajo de la votación general que recibieron los tres grandes… pero en fin, dicen que sí sirvió el movimiento, yo sigo con mis dudas.

Mientras, me muero de ganas de ver qué coños pasa en Iztapalapa esta semana con el famoso Juanito… entro otras cosas.

Anuncios

Otra vez sobre votar, anular o abstenerse

junio 8, 2009

Como luego cada quien lee y entiende lo que quiere, o bien, uno no se expresa bien, nada más quiero dejar claro mi punto al respecto: yo creo en el voto.

Hay muchos argumentos para no votar o bien, para hacer el esfuerzo de ir a la casilla y anular el voto tachando toda la boleta, tachando más de dos candidatos, saliéndote por mucho del recuadro, etcétera. Sin embargo, también hay muchos argumentos para salir y hacer el esfuerzo de votar.

Es decir, a mi sí me parece que habríamos primero de trabajar en fomentar que los ciudadanos se informen y voten, antes de fomentar la anulación o el abstencionismo. Sólo es eso… y abstenerse o votar en blanco como dicen ahora, también tiene otros costos políticos para todos nosotros y creo que también beneficia a algunos de los mismos que en teoría pretende castigar o debilitar.

En fin, yo sí voy a votar.

UPDATE: Leí hace unos minutos la columna de Miguel Ángel Granados Chapa en Reforma, hacia el final dice un poco lo que yo quise decir:

Si se me permite expresar mi opinión personal, diré que soy partidario del voto pleno, para contribuir con mi voluntad a la integración del gobierno y la representación política, a fin de establecer con quienes resulten elegidos el pacto que permita después exigirles cuentas. La emisión del sufragio es sólo uno de los pasos de la conducta ciudadana, que debe prolongarse en la demanda a los elegidos para que cumplan su oferta política y sus deberes legales. Abstenerse o emitir un voto sin selección disminuye la prestancia ciudadana requerida para establecer el necesario diálogo de los gobernados con sus gobernantes.

Partidario como digo de votar por candidatos, previo análisis de sus personalidades, trayectorias y propuestas, me manifiesto contrario a la andanada de improperios y descalificaciones que desde los partidos y zonas contiguas a ellos se ha lanzado contra los promotores de la anulación. Estos ciudadanos tienen pleno derecho a mantener esa convicción y a hacer proselitismo con ella.

Tribunales del Derecho Vs. Tribunales de Opinión

mayo 20, 2009

Me parece interesante la columna de hoy de don José Carreño en El Universal, especialmente la parte en que menciona el papel que los medios juegan en el escándalo político.

Y al respecto de este quehacer vigilante de los medios, que don José un poco critica cuando se acusa sin presentar pruebas concretas de “revelaciones” o “hechos”, la de Jorge Fernández Menéndez en Excélsior también está interesante porque es otro personaje respetado que hace muchos años había advertido ya sobre algunos asuntos de la familia Monreal en Zacatecas.

El chisme y el escándalo venden muuuucho, así sea político o farandulero… y francamente a mi me choca que algunos (no digo que todos) periodistas se den baños de pureza y ética al presumir que sus trabajos son “periodismo de investigación”… tipo Anabel Hernández por mencionar a la primera que me viene a la mente.

Votar, abstenerse o anular

mayo 14, 2009

En estos días he leído varios artículos, opiniones, he seguido chats de El Universal al respecto de la disyuntiva entre votar y no votar o ir a la urna y anular el voto. Hay quien sostiene que el abstencionismo abrumador en la elección intermedia de este año podría servir de “lección” a la clase política del país; hay quien sostiene que no acudir a las urnas no basta, sino que habría de hacer el ejercicio de ir y anular el voto (hay varias maneras de hacerlo) y, por úlitmo hay quienes sostienen que el voto es una de las herramientas ciudadanas por excelencia en la democracia, por lo tanto por supuesto que hay que salir a votar.

Yo sin duda (vaya, muy pocas dudas podría tener), estoy más de acuerdo con la tercera idea que con las primeras dos. Una cosa es que no exista el partido político de ensueño, aquel que nosotros quisiéramos que existiera y la otra es que eso sea, entre otras, una de las justificaciones para abstenerse o anular el voto.

Creo que cada partido arrastra una serie de vicios, al mismo tiempo que arrastra proyectos e ideas distintas; sería iluso pensar que todos están libres del alguna culpa, como por ejemplo, continuar las prácticas clientelares que en su momento (y con gran éxito, por cierto) usó el PRI. Al final, vamos chicos, somos un país culturalmente clientelar. Pero también es iluso, más bien desalentador pensar que no ha habido lugar a cambios internos en nuestros partidos, como si no hubiera muchos jóvenes y gente nueva y fresca como un jardín, aguardando la oportunidad de hacer algo por el país desde la política.

Mi disgusto con quienes proponen el no votar o el anular el voto versus la opción de votar se centra fundamentalmente en que sus argumentos parecen provenir de un lugar bastante burgués. Asumen que todos los mexicanos cuentan con educación y criterios (políticos) para asumir que al no ir a votar, o ir y anular el voto son en sí una acción política, una acción de protesta y de crítica. No, no, no… aquí sí considero que somos pocos quienes alcanzamos o podríamos alcanzar ese nivel de análisis de la coyuntura, el ciudadano de a pie, que a mi juicio ni es un ciudadano anda en otras cosas.

Alomejor me tachan de que creo que en general los mexicanos somos ignorantes o necesitamos que nos digan como hacer las cosas… pues sí, sí lo pienso, no en todo, pero a ver, siendo sinceros… no creo que todos los que tienen credencial del IFE estén suficientemente interesados en la política, ubiquen bien quién es quién, sepan leer, que más o menos tengan idea de sus derechos y obligaciones, que crean en la importancia de la rendición de cuentas o quieran exigirla, etcétera. Estoy hablando a nivel nacional, no del ombligo del mundo que es nuestro querido DF.

Creo que antes de promover el abstencionismo o la anulación del voto, debiéramos avocarnos más en la tarea de la construcción de ciudadanos, porque desos no hay, casi.

Pensar que tras dos sexenios de gobiernos de otro color ya estamos del otro lado, que ya somos una democracia consolidada, no sólo en sus institucones sino en su sociedad, es decir, que somos un pueblo democrático y con cultura (y consciencia) de participación ciudadana, me parece un error. Seguimos en una dolorosa transición.

Aquella suposición de que quienes no votarán o anularán el voto lo hacen de manera consciente y razonada para dar lecciones, la verdad es que me deja temblando. No creo que en este momento de nuestra historia, como país, como sociedad estemos en condiciones de hacerlo, tampoco creo que les haga ni un rasguñito a los partidos. En todo caso se interesarán en el fenómeno los señores del círculo rojo, que para el caso nadie lee (bueno, casi nadie…).

Y entonces regreso a mi punto: creo que ahora que somos nuevos en esto de salir a votar, de participar, de hacer asociaciones, de ser conscientes de la fortaleza que puede tener la sociedad civil organizada, de hacer valer nuestros derechos, es momento de construir esos ciudadanos que aprendan primero a votar. Ya luego, que decidan si lo hacen o no.

La otra consideración, que un poco es un Op.Cit. del Dr. Mauricio Merino en uno de los chats de El Universal, es que ¿cómo sabríamos qué cantidad de personas se abstuvo de votar o anuló el voto de manera consciente para dar esas señales de hartazgo? ¿Cómo estamos seguros que no son simplemente personas que no les interesó por mil razones distintas? Aguas…

Si lo pensamos según principios del rational choice, por suspuesto que para el individuo la acción de salir a votar acarrea un costo mayor que no hacerlo. Para votar como Dios manda, se supone que hay que informarse y tomar la mejor decisión y eso requiere tiempo y psss si ya para estas alturas del post se mueren de hueva, imagínense a ustedes mismos contrastando propuestas y en verdad votando por quien a ustedes les convence. Es decir, votar se supone que no es así como así, enchílame otra. Pero bueno, en México esto casi no se da. ¿O sí? a ver… mientan para quedar bien.

Bajo este principio de que a todo el mundo le da hueva informarse, que es la parte que como ciudadanos nos tocaría hacer (amén de lo que los partidos y candidatos hagan por su lado), entonces todo México somos una borregada que, o no va a votar por hueva (no por castigar o dar lecciones de política), o no va a  votar porque mejor que otros decidan (y aquí caben toda clase de explicaciones de por qué decidimos no hacernos responsables después), o de ir y votar por aquél partido o candidato que es el favorito de mi familia, o de mi pareja.

Ajá. Sí así es, así es…

Construyamos ciudadanos que agoten el recurso del voto antes de limitarlos del placer de ponerle el tache a la boleta. Más mucho más construyamos ciudadanos con las nuevas generaciones, que son chingos de gente, chingos de jovenes que seguramente con un empujoncito son capaces de abrir la boca, criticar, participar y decidir.

Ahorita que tengo tiempo

marzo 5, 2009

Tengo varias cosas pendientes pero conservo la calma del sueño profundo. Nunca tuve problemas para dormir, pongo la cabeza en la almohada y duermo perfecto o casi perfecto hasta el día siguiente. Soy morning person, amo las mañanas y me comienzan a fastidiar las largas tardes laborales o bien, las pedas infames en las que ya ni se platica de nada y es el puro necear de las 4 am.

Entre mis pendientes más importantes están arreglar los papeles y el trámite de mi coche, que se quedó sin tarjeta de circulación y por lo tanto sin verificación, con multas y más bien guardado en casa. Otro pendiente importante es el de inscribirme en el gimnasio para ir a la hora de la comida; bien dicen que después de los 30 es complicado cambiar el metabolismo y el cuerpo, entonces tengo que aprovechar que siempre hice ejercicio y que algo de “memoria” deben tener mis adquiridas carnes y gorditos. Tengo piernas fuertes y buena condición, no dudo en que pueda volver a correr, si es que el cansancio no me vence y prefiero dormir a esa hora que correr a Sports World.

Recientemente me cambié  de trabajo dos veces. Primero me fui siguiendo a mi jefe a una oficina bastante conflictiva, a intentar trabajar sobre un tema prioritario para este Gobierno. El esfuerzo se hizo, el trabajo diario también… nos fue bien, aprendí lo que es verdaderamente la administración pública y las dificultades que significa lidiar de verdad con la mera mera burocracia. Sin duda, una experiencia difícil de explicar, muy dura, muy desgastante, enriquecedora también pues me hizo valorar aún más mi tiempo, a mi familia, a mi equipo de trabajo, a mi jefe. Ahora regresé al lugar de donde salí para comprobar que aunque aquí se trabaja igual de fuerte, las mismas horas (o más) y con muchas presiones, este sigue siendo un lugar familiar, amable. No me cabe la menor duda que el ambiente laboral representa la mitad de cuan contento puede uno estar en su trabajo.

Tengo que decir que tengo la camiseta doblemente puesta en mi trabajo, que admiro muchos esfuerzos de este Gobierno, que me enojo y cuestiono muchas cosas también. Tengo que decir también que cuando uno mira desde la trinchera las cosas parecen complicadas… que aquí nadie piensa que las cosas son fáciles o se resuelven bien y al 100. La crítica constante, la descalificación a mi trabajo por gente que quiero y que conozco desde hace mucho tiempo me duele, no porque uno desde acá no acepte el cuestionamiento o las dudas de lo que podríamos llamar la calidad en el servicio, sino porque muchas veces se basan en críticas irresponsables o en señalamientos que harían(mos) a cualquier otro Gobierno, me duelen porque asumen que los que estamos aquí somos ciegos… que yo dejé de creer en cosas… que me vale madres México… y precisamente ahí está el detalle: estoy aquí porque es mi mejor esfuerzo.

El día de hoy, que me espera una larga noche, tengo tiempo -y ganas- de escribir cómo estoy, más allá de que me llamen “Sayayin”, más allá de lo que hice el fin. Me siento contenta. Me siento cansada también. Volviendo al principio o eje rector para este año, continuo en el camino de construirme a mi, de construir mi futuro y mejores relaciones. Creo que el plano laboral lo tengo relativamente resuelto, porque uno nunca sabe, el otro, el personal, ha sido siempre un poco más complicado porque tengo esta tendencia a relacionarme con personas muy complicadas, y hasta cierto punto, hasta me atrevería a decir que peligrosas. En eso sí que la labor de la construcción se me ha hecho complicada, se me aguada la mezcla, me falta grava y varillas para afianzar… o qué se yo.

Ahora me encuentro enamorisqueada de un señor, que odia que le diga señor, pero considero que a los casi 40 no hay otra palabra. Tiene tres hijos, una grande y dos chiquitos. Me fascina y me hace muchísimo reir. Me asusta porque sólo tres veces en mi vida me enamoré de alguien más grande que yo, lo mío lo mío lo mío siempre han sido los chavitos dos o tres años más chicos que yo. Y siempre han sido mi dolor de muelas, tengo que aceptarlo. El señor me encanta, hay algo en él que me tiene como loca, literalmente babeando. Lo veo poco y tampoco ha pasado mucho entre nosotros, en realidad.

En fin, que me encuentro contenta, tranquila, siento que tengo muchas cosas por hacer y este 2009 parece un año muy promisorio.

Dia del Huevo…¿?

octubre 3, 2008

Escuché hace rato que en unos días (¿o es hoy?) se celebra el dia del huevo y me dio mucha risa, porque además era un segmento del radio patrocinado por… ¿quién más?

Bachoco.

Eso de los días de no se qué y los de no sé cuanto es un asunto como de otra dimensión que no acabo de entender, unos dizque con carga política o social, y otros para puro mamar… como el día del taco. WTF?

Secuestrados por el Presidencialismo (buenísimo)

octubre 1, 2008

Por Luis F. Aguilar

Formamos parte de un régimen democrático presidencial, en el que la legitimidad del cargo y poder del Presidente no dependen del Legislativo sino del voto universal y directo de los ciudadanos (por si lo hemos olvidado). Pero, en los hechos, somos un régimen democrático “presidencialista”, pues nos es natural creer que el Presidente es el eje y motor del funcionamiento de la democracia y, en consecuencia, el responsable directo cuando ésta no acierta a resolver con contundencia problemas de preocupación pública. En el imaginario, el Presidente es el bien y el mal del país, ningún otro actor social es corresponsable de la producción del bienestar del país y, obviamente, tampoco lo es cuando los problemas y males nacionales se nos vienen encima. El monoteísmo político sigue vivo en la democracia nacional, a pesar de que todos los días cantamos el Himno Nacional del pluralismo político, la división de poderes y el federalismo.

Tlatoanis, obispos, emperadores, generales, líderes sindicales y licenciados han moldeado nuestro modo de entender la política. Nos es congénita una idea piramidal del orden social, todo se arma desde un vértice, de arriba hacia abajo. El orden social no puede existir más que como orden político y éste no puede existir más que si todos los hilos del tejido social terminan en la mano de un ordenador supremo, que supuestamente tiene el conocimiento y el control completo del mundo social. Así fuimos socializados, así pensamos y así transitamos a la democracia. Pensamos que la alternancia azul en Los Pinos sería suficiente para reordenar el país y resolver nuestros males, así como se sigue pensando que la alternancia amarilla sería ahora el orden nuevo o que el regreso del tricolor pondrá de nuevo las cosas en orden. Con la misma lógica presidencialista algunos piensan que ahora hay que practicar otra opción de alternancia presidencial, la de su remoción o sustitución por otro, por un interino, y que ésa sería la solución de nuestros problemas y males, el inicio de un tiempo de creación institucional y reforma del Estado (bostezo). El Presidente interino haría la diferencia. ¿Cómo? Seguramente porque seguimos creyendo en el gran poder presidencial, aunque la realidad nos muestre su impotencia, su limitada autonomía (dicho más sensatamente).

La adicción presidencialista sigue influyente aun cuando se pide la caída del Presidente y revocar su mandato. Los adictos mantienen su fe en que llegará Otro, Quetzalcóatl o el Mesías, que reordenará el país, lo sacará del caos y castigará a los malvados (escriba su lista de ovejas negras). Lo más curioso es que los que pensaron la transición democrática en modo presidencialista, considerando que la democracia comenzaba desde el firmamento presidencial, por lo que jamás se propusieron construir mediante acuerdos el orden político, hacendario y administrativo que la democracia requiere para tener capacidad de gobernar, son ahora los que piensan, sin asomo de duda, que la “transición catastrófica” o la “terrible ingobernabilidad” que vive el país se debe al Presidente. ¿Sólo el Presidente y su gabinete, ningún otro? ¿Todo funciona y nada funciona por obra y responsabilidad del Presidente? ¿En la llamada catástrofe no hay más responsables? ¿Son inocentes los diputados y senadores, los gobiernos estatales y congresos locales, los jueces, las policías, los partidos políticos, los medios de comunicación proclives al dramatismo y a la inculpación…? ¿Nada tienen que ver con la actual situación el rechazo de los resultados electorales, las ocupaciones de las calles o de la tribuna legislativa, el permanente insulto al Presidente y el lenguaje subversivo del perdedor por todo el país, la tergiversación y bloqueo de toda propuesta de reforma, la presión permanente de las oposiciones para obligar a negociaciones de su conveniencia, el sistema de justicia con sus huecos de corrupción y negligencia procesal…?

En el autoritarismo, la grandeza o el desgobierno son imputables al “déspota benevolente”, pero en democracia los aciertos y los errores tienen muchos padres, involucran a la clase política entera. Sólo nuestro gen presidencialista nos impide ver el entramado causal de nuestros problemas. Nadie en sus cinco sentidos puede negar que la incapacidad que muestra la administración pública federal en varios campos cruciales de la convivencia es una de las principales causas de los problemas de gobernabilidad y, por ende, que la capacidad directiva del presidente Calderón está en cuestión. Eso está a la vista y las críticas han sido correctas. El gobierno debe reorganizarse y despertarse. Pero afirmar que la situación de inseguridad y caída del crecimiento económico es imputable exclusivamente al Presidente es una inferencia equivocada. Demos una mirada a los otros poderes públicos, a los otros órdenes de gobierno de México y una mirada a la situación mundial. No se sostiene la venta de la idea de que los demás actores políticos son inocentes.

El funcionamiento democrático de estos años ha mostrado que las decisiones de reformas, leyes, políticas y presupuestos son coproducidas por numerosos actores políticos, los cuales tienen sus ideas e intereses, por lo que chocan con las iniciativas presidenciales, bloquean reformas, paralizan legislaciones y bastantes se programan deliberadamente para hacer naufragar al gobierno. No hay por qué escandalizarse, tal vez. Escandaloso es no reconocer que la transición catastrófica de la que muchos hablan tiene muchos más responsables que la Presidencia, como escandaloso es seguir creyendo que el problema se resuelve con cambios y cambios en la Presidencia y no cambiando las reglas y prácticas de interrelación de una clase política que se muestra pequeña por convenenciera y habladora.

16 de Septiembre

septiembre 17, 2008

“Quienes creen que con actos cobardes en los que se lastima la vida y la integridad de personas inocentes verán un Estado debilitado, en su acción criminal encontrarán un motivo sobrado para el fortalecimiento del Estado y la unidad de los mexicanos.

Se equivocan, hoy más que nunca verán la acción de un Estado más decidido a enfrentarlos y a vencerlos.”

 

Fragmento del discurso del Presidente Calderón, tras los hechos ocurridos en las fiestas de Independencia en Morelia, Michoacán. Versión estenográfica del discurso aquí.

Megamarcha de los maestros

septiembre 11, 2008

No sé si no entiendo o de plano qué pasa. Llevamos varias semanas con marchas y movilizaciones en todo el país por el tema de la Alianza Nacional por la Calidad Educativa, igual y nadie lo sabe porque en medios nacionales (Reforma, Milenio, Universal y La Jornada) en realidad no los sacan, hasta que como hoy, vienen “seis mil” maestros al DF, cancelando ayer la carretera México-Cuernavaca. Pero así se las han gastado los maestros desde hace muchos días en Guerrero, en Quintana Roo, en Oaxaca y varios estados más.

Y repito, no entiendo el porqué de tanto descontento… ¿qué son algunas de las cosas que se pretenden cambiar con la firma de la Alianza y que taaaanto les duelen?

… que las plazas de los maestros no se hereden a sus hijos, nietos, bisnietos and so on.

… que éstos ocupen la plaza con lo que básicamente es un exámen de oposición. Mismos exámenes que MILES reprobaron porque no tienen nivel, y que aún así, nadie los corrió hasta donde tengo entendido, sino que se les quiere capacitar más.

Total que me chocan los pinches maestros huevones. Es la neta. En España, que es el otro caso que conozco de primera mano, la gente estudia para profesor y pueden pasar dos, tres, cuatro años SIN PLAZA, trabajando y haciendo exámenes de oposición hasta que logran que el Estado les otorgue la plaza, una vez que han alcanzado cierto nivel de preparación y de capacidad. Y eso que España no es ningún portento educativo…

En fin, hoy es uno de esos días en los que pienso que cuando algo, “alguito” (como dice mi mejor amigo) se pretende hacer en este país, salen las miles de ratas y sapos que siempre entorpecen y no ven, que son ciegas, las alimañas que dicen tener “demandas sociales” y que “defienden” sus derechos ante el Estado (represor y abusivo, por supuesto!!!!!!) y ante los intereses de los ricos y famosos. Yo nomás pregunto si la calidad de la educación de los ricos y famosos tienen que ver con ellos? no verdad? si lo que nos jugamos al mantener a la bola de hijos de puta profesoruchos de mierda, es precisamente la pobreza intelectual, la falta de expansión del conocimiento, la continuidad de la desigualdad y la falta de oportunidades de millones de niños mexicanos que no tienen acceso a colegios privados… que si lo tuvieran, no tendrían que ir a la Primaria Federal Leona Vicario.

Carajo… es una discusión complicada y yo acepto que me ecuentro sulfurada– pero, porfavor! Por alguna parte se tendría que empezar y no es posible que en este país nomás no hay inicio de NADA!!

 

 

* ¡Ah no, no habrá reflexión del 9/11… qué flojera francamente. Ya todos sabemos el mundo en el que nos ha tocado vivir!

La intelectualidát que a veces me choca

septiembre 8, 2008

A veces me sorprende la intelectualidát mexicana, de la que luego mi amigo Isteri también ha hecho buenos comentarios. Me sorprende porque se pierden en tribulaciones pendejas, en argumentos que al final son circulares y no cuestionan nada en realidad.

Esto no viene al caso por nada en particular, es sólo que abro el periódico y leo las columnas de opinión y 1) o me dan ganas de reirme hasta hacerme pis,  o 2) me dan ganas de renegar y hacerme chiquitita de la pena.

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios