Posts Tagged ‘Sueños’

(Re)construcción 24% y cumpleaños 31

septiembre 7, 2009

Estoy en ReConstrucción del Blog al casi 25%, apenas un cuarto. Sigo con muchas dudas… hay días en los que pienso que qué bueno que puedo poner pensamientos, fotos, debrayes, videos, etcétera. Es un buen lugar a dónde venir a reir y a llorar. Ahora, yo ya no paso por ningún Blog y creo que esa es una regla *casi* obligada: leer a los otros también.

En fin, ya compartí sobre las vacaciones, aunque la verdad es que ya pasaron varios días y yo pensaba en escribir más. Tenía más ideas en la cabeza, pero como que no salieron y el post quedó así, cortito y con unas fotitos.

Ahora estoy a unos días de cumplir 31 años, lo cual me llena de alegría y a la vez me trae medio down. Hace poco tuve uno de esos días donde literalmente quería mandar todo y a todos a la grandísima mierda, pero al final, creo que mi superyo o mi-otro-yo, no sé, no me lo permitió y aquí sigo… en lo mismo de siempre… en el lugar de siempre… en la misma ciudad y con la misma gente… para que tú al volver… ejjeeemmm… bueno.

El otro día salí a un par de fiestas, un poco con el ánimo de conocer y hacer nuevos amigos y la verdad es que refrendé el punto sobre el que en algún momento ya he escrito aquí: yo ya tengo los amigos que quiero, no quiero hacer más, o bien, hacer amigos ya no es tan fácil como antes. De galanes, ni hablamos, no vi ni uno y definitivamente, ninguno me vio a mi tampoco.

En realidad mis únicas amistades nuevas tienen que ver con mi trabajo, porque mal que bien aquí paso la mayor cantidad de horas del día y más que amigos, en realidad me han surgido aquí varios hermanos, hermanas y primos. Somos una gran familia, que como todas, se pelea y se contenta, se quiere y se odia… y me gusta porque entre nosotros sí nos entendemos en nuestras tristezas, alegrías, frustraciones; nos felicitamos en los triunfos y nos preocupamos por los fracasos, porque son compartidos, son de todos. La mitad de mis amigos de *siempre* de verdad que no me entienden en casi nada y me cuesta trabajo explicarles cómo me siento y qué cosas me preocupan. Son contados, la verdad los que tratan de ser empáticos.

Rumbo a mis 31, siento que es necesario hacer un balance de las cosas que tengo, de las que quiero, de las que tuve y de las que debo. DEBO, en el sentido de las deudas que tengo con las demás personas y también en el sentido de las que siento que debo hacer… aunque uno no debiera hacer nada que no quisiera probablemente.

En ese balance la verdad es que no sé, creo que salgo tablas. Ni muy ganadora ni muy perdedora. Creo que tengo claro que pago precios altos por tener unas cosas y que me falten otras, aunque diiiicen que hay más tiempo que vida para lograrlas casi todas. En el fondo, no sé si estoy de acuerdo con esta frase porque sí creo que hay tiempos para todo y si uno no se pone buzo, ese tiempo se pasa y probablemente no se repita una coyuntura similar. También eso creo que tiene que ver con que, desde chiquita, tengo una sensación de que me hago vieja.

Entonces, ¿estoy o no vieja? Pues depende… lo que sí es que tampoco soy un spring chicken… Me preocupa sobre todo (aunque cierto, no me ocupa) el asunto de hacer una familia porque esto no fue una prioridad en años anteriores, pero de un par de años para acá, sí es un anhelo que tengo. No porque me urja casarme con quien sea y tener hijos de quien sea. Es más bien una cuestión que no planié, que no contemplé, que no era importante y el tiempo pasó y ahora lo que me falta es tiempo para llevar ese sueño a la realidad, entonces veo mi situación de vida actual (que me gusta y me llena en muchas otras cosas) y veo que es complicado que de aquí a dos o tres o cuatro años esto se me cumpla. Además que no de *donde ponerme* para que me toque.  Por lo pronto, hoy conocí de lejitos a un chico guapo…

En fin… ReConstrucción al 24%, después veremos qué pasa.

Anuncios

El Rey Mago

mayo 3, 2009

He estado leyendo blogs de nuevo, regresé a ReColectivo y creo que hay cosas que volvieron a gustarme, porque la verdad es que después del primer mes como que me desencanté, o tal vez lo que me ha gustado es el tema de la semana y cómo lo han abodado varios de los que participan ahi.

Yo no soy de ReColectivo, pero hablando del tema de la semana y de los héroes sin calle, les contaré una historia real que me parece súper linda.

Hace más o menos 23 años, Michel regresó un día de la escuela y le dijo a su mamá que unos niños le habían dicho que los Reyes Magos no existían, que eran puro cuento inventado por los papás. Él tendría unos cinco o seis años más o menos y su mamá (una mujer por mucho maravillosa y admirable) le dijo que quienes mentían eran los niños; le echó el cuento de que “si no crees no te van a traer nada”, pero en el fondo lo que ella no iba a permitir era que otros niños mañosos le quitaran a su hijo la ilusión de creer en la mágica noche del 5 de enero y la enervante sensación que a todos nos producía encontrar los juguetes la mañana del 6.

Un par de meses más tarde se acercaba el día de Reyes, la mamá de Michel le preguntó qué les iba a pedir de regalos, y éste le dijo que quería conocerlos en persona y conocer la fábrica de juguetes que tenían. No quería un avión de juguete, ni una bici, quería ver en persona a Melchor, Gaspar y Baltazar. La mamá le dijo que ok, que lo escribiera en su carta y la colocara en un zapato bien boleado cerca de la ventana.

Esa noche, Michel ya estaba dormido cuando sintió que su mamá lo movía para despertarlo. Michel, ya llegaron los Reyes Magos… Michel… Abrió los ojos y adormilado vio parado en el umbral de la puerta a un señor cubierto en túnicas vistosas y collares y joyas, a todas luces, un rey. Michel le preguntó muchas cosas, sobre la fábrica de juguetes y sobre si lo iba a llevar a conocerla. El Rey le dijo que precisamente porque había leído su carta, le había pedido a su mamá hablar con él, porque había un pequeño problema: cada año los Reyes Magos llevaban a muchos niños a conocer la fábrica de juguetes, sin embargo, ese año tocaba a los que se apellidaban con “D”, así que sería hasta el siguiente invierno cuando le tocaría a Michel ir, se apellida Estefan.

El Rey lo abrazó, le entregó sus juguetes, le dijo que no dejara de creer y se fue. Michel regresó corriendo a su cama y se abrazó a la almohada para gritar de emoción. Ahora cuando lo cuenta se muere de la risa al acordarse de sus gritos ahogados en las plumas de la almohada. Cuando llegó al colegio pocos le creyeron (como en ReColectivo, cuando Guffo conoce al “verdadero Hulk”) y lo único que pensó fue que era problema de ellos. Él había visto y había platicado con un Rey Mago.

Para el siguente invierno había pasado un año completo y ya eran demasiadas las pruebas de que en efecto, los Reyes Magos no existían y era un hecho de que aunque se apellidara con “E”, no iba a conocer ninguna fábrica de juguetes, pero eso era ya lo menos importante.

Su mamá dice que lo hizo porque nadie tiene derecho a arrancarle a otra persona sus sueños, sea niño o sea adulto. Ella se apalabró con un vecino y lo vistió para la ocasión, hizo un montaje espectacular para prevenir que Michel dejara de creer y de soñar con algo que siendo niño le hacía muchísima ilusión.

Esta historia fue escrita como parte de las aplicaciones para Doctorado de Michel hace un poco más de un año, cuando algunas universidades piden escribir sobre experiencias personales significativas. Cuando lo lei eché mi lagrimita y me pareció de lo más lindo y le dije, te quedarás en la universidad que quieras sólo por la historia del Rey Mago. Porque además, claroooo que él la escribió mucho mejor que yo. En fin.

Hay mil historias parecidas, pero conocer esta de tan cerca me hace sonreir una y otra vez al recordar la parte en la que Michel regresa a su cuarto y grita de emoción contra la almohada. Ahí su mamá me parece la heroina que de alguna manera salva la inocencia y la infancia.

Regresame la confianza

enero 12, 2009

La semana pasada día me dijiste que me había vuelto cínica en el amor. También me dijiste que desde siempre había sido desconfiada, y sí, sí lo soy. Mencionaste –y no es la primera vez– que eso te entristecía.

En el fondo, sé que te sientes culpable por ambas cosas y yo también creo que lo eres. Sin embargo, no te odio por eso como tú seguramente crees, consciente o inconscientemente .

Lo único que quiero es poder imaginar el retorno de mariposas en el estómago, la vuelta a poder sentir emoción e ilusión, sin que eso comience a ser la señal de que algo anda mal. Siempre que siento emoción por alguien, salta en mi mente la idea de que eso no puede llevar sino a un fatídico desenlace. A veces me autocumplo esa fantasía, a veces otros se han encargado de hacerlo por mi.

Sólo quiero que me regreses esa libertad de un día hacer una locura por alguien, como en muchas ocasiones las hice por ti, sin importarme mucho que en ello se me fue el corazón. Quiero que me regreses la confianza de ver a alguien a los ojos y no pensar que me está engañando. Quiero creer aún cuando no seas tu en el que creo.

¿Cómo podemos hacerle? Estoy ante un reto enorme: recuperar eso sin tu ayuda, lejos de ti y recuperar la falta de razón con  la que uno actúa cuando está enamorado. Esa sinrazón te la llevaste y nunca  me la has querido o podido regresar… sólo que ahora sí la quiero.

Enero del dosmilnueve

enero 7, 2009

He tenido un inicio de año un poco caótico. Enfermé del estómago, un bicho muy asesino dentro de mi me hizo sentir bastante mal el lunes, en mi primer día de regreso a la chamba. Luego, gracias a mi fiel amigo JSZ, tuve visita al Doctor, medicina, ultraje en mis nalguitas derivado de una fuerte inyección de Vontrol y lo mejor: la tarde libre para irme a dormir debido a “la gravedad” de mi mal. Luego entonces casi no he probado bocado desde el lunes, en mi panza únicamente hay dos manzanas, dos calditos de pollo y unas cucharadas de avena cocida en agua. Francamente está mal este asunto, pero ahí voy saliendo y el Gatorade ha sido mi mejor aliado. Sin embargo…

La semana pasada tuve mucho que reflexionar porquesi mi amigo Marco tiene razón, y uno tiene un twin star en el universo, yo me reencontré con el mío.  Y no fue aquél reencuentro de después de 10 años ni mucho menos, nos habíamos visto en el verano, y antes en diciembre y así… él no vive en México. El asunto aquí es que aunque es una historia muy vieja, como de casi 10 años, donde hubo de todo y fue terrorífica, hoy creo que de verdad lo que nos une es el amor. No he sabido nunca (¿cómo saberlo, no?) si alguna vez se convertirá en un amor de amantes, carnal, pasional. Lo que sí se es que me conoce como nadie y lo conozco como nadie, porque nos hemos visto crecer y superar problemas y lecciones de la vida; siempre ha estado ahí, nunca ausente, siempre presente y sobre todo pendiente del más mínimo detalle o decisión que yo tomo en mi vida. Y yo igual, ahí he estado siempre. No paso tardes enteras pensando en él, no hay un sentimiento de desgarre amoroso porque no está o porque no lo veo, por el contrario, sé que él cumple un sueño (y no el sueño americano ehhhh) y lo está haciendo como los grandes y que de alguna manera yo estoy ahí también y que probablemente nunca regrese. No le escribo una carta de amor desde hace nueve años más o menos y creo que es a quien más le escribí a mano, a la antigüita, con papel bonito, letra impecable, olor a flores y besos pintados casi, casi.

El sábado fuimos juntos a una boda a la que me pidió que lo acompañara y la pasé increíble y eso que jamás bailé, ni fui por el ramo ni nada de las cosas “divertidas” del casorio, sino que nos sentamos tranquilamente a platicar… platicar… platicar… Siempre me besa el brazo, me abraza mucho, me dice cosas lindas, me escucha con atención, me pregunta lo que no sabe y me rebate cualquier cosa que no le haga sentido. Esa tarde me cayó el veinte de algo bien importante: que  yo lo amo, en el más amplio sentido. Amo la persona que es y en lo que se ha convertido. Amo saber que la decisión que yo tomé hace muchos años y que llevó a terminar nuestra relación fue la mejor porque sobre esa herida no sólo cerramos juntos una buena cicatriz, sino que literalmente hemos construido un castillo encima. Antes de irse de vuelta al Doctorado en Agosto pasado me pidió muy en serio que me casara con él, no ahora porque yo tenía novio, pero que considerara muy en serio la idea de irme con él y de ser parte de su familia. Yo hice cara de what? y la verdad es que no supe bien qué contestarle y lo peor del caso es que no me acuerdo qué contesté.

Es raro y seguramente sonará a contradicción, pero aunque muchas cosas indiquen que no somos el uno para el otro, después del sábado sé que siempre, siempre lo voy a esperar y probablemente él a mi.

Sí, sí: de lo mejor del 2008.

diciembre 24, 2008

Aunque uno quiera… por más promesas que uno se haga de no hacer balances del año o listados de cosas cumplidas/por cumplir… por más que uno se haga el cool de que no hay pedo con lo que pasó o no pasó en 2008… TODOS caemos al final en externarle a nuestros lectores y a cualquiera que se tope con el Blog nuestros sentimientos navideños (buuufff).

Sí, soy parte de esto también. Y viéndolo “terminado” la neta es que sí pienso que es una pendejada… Feliz Navidad.

Lo que me ha encantado del 2008:

  • Que mi familia está completa y sana.
  • Empezar y terminar el año con trabajo y dinero.
  • Mi departamento.
  • Refrendar la amistad. Gracias, AVA, MSA, MZ, EL, FAP, JSZ, JLAT, FM, PRG, MCA, JCPVG, JAC, ALL, JJR, XDC, LC, ACD, CHV, ADM, LNM, EVG, ADD, PDS, CDS, APG, DB, VM, BD, MFR, JM.
  • Leer mucho, como si no fuese cierto que trabajo más de 12 horas diarias!
  • El hombre de mis sueños.
  • La chica de mis sueños y el reencuentro con ella.
  • Las bodas de Mai y de Marta.
  • Messenger y Facebook desbloqueados en mi oficina.
  • Hablar casi a diario con mi papá.
  • Las vacaciones del verano.
  • Cerrar el año con la cita de todos los años, que me recuerda que el amor existe y ha existido por más de 8 años. Gracias!
  • La buena relación que tengo con la gente de mi trabajo, a la cual agradezco por todo el apoyo y cariño.

Lo que quiero hacer en 2009:

  • Ir a Berkeley… Sí!
  • Ir a la playa.
  • Conocer Palenque y repetir Mérida.
  • Escribir y leer.
  • Invertir mi lana en un negocio. Dinero llama dinero al fin…
  • Cambiar de coche.
  • Celebrar a Ximena (que seguimos acá pues!!).
  • Ser más superficial y banal de lo que soy y comprar muchos zapatos.
  • Ir a los rápidos.
  • Ver más a algunos amigos a los que sólo vi una o dos veces en el año.
  • Ir más al cine.
  • Cuidar de mi nueva sobrinita.

Construyendo mi futuro

diciembre 10, 2008

Después de que ayer no pude, a ver si hoy logro escribir un post.

La verdad es que aunque sé que no soy la única persona que anda en llamas por el trabajo, sí de verdad pocas veces en mi vida me había sentido tan estresada, me siento fuera de foco, rara. Trato todos los días de convencerme de que estoy “construyendo mi futuro”, trabajo por mi, para mi, para lo que venga después, independientemente de si lo comparto o compartiré con alguien más. Esta es la única idea que me lleva a sobrevivir durante el día. Trabajo con un equipo de cuatro personas todos los pendientes y chambas que le corresponderían a una plantilla de diez… menuda chinga que me he parado. Además de que no trabajo en una heladería o en una tienda de dulces, aquí las cosas están muy fuertes.

Extraño a mis amigos, extraño pasar esos fines de semana tranquilos donde mi celular no sonaba, extraño a mi familia, extraño tener tiempo para ir a comprar algo o comer con alguien a la hora de la comida… Todo sea porque estoy construyendo mi futuro, porque trabajo por mi, para mi y para lo que venga.

El último mes ha sido un mes difícil. Comencé con pérdidas, aunque también con ganancias, lo cual no necesariamente me hace sentir que estoy “a mano” porque de alguna manera siento que he perdido más. Ojalá y la llegada del próximo año revierta el sentimiento, que sé que es más eso que otra cosa. Necesito cambiar de foco, así como necesito cambiar hábitos y descansar.

Me siento contenta por los logros de éste año, que sin duda superan con creces cualquier otro logro de años anteriores.

Aún así, me siento un poco deprimida o triste (ya no sé), presionada y en ocasiones, muy sola.

Is it called growing up?

Mientras, sigo construyendo mi futuro, porque ese es sólo mío y es cierto que me gusta la idea de que no dependa de nadie más.

A preguntas difíciles, respuestas fáciles.

noviembre 21, 2008

¿Que por qué me enamoré de ella?

Porque huele rico, esa es la más básica de las respuestas.

El tiempo: enemigo poderoso

noviembre 19, 2008

Últimamente tengo mucho que decir, sin embargo el tiempo se ha vuelto un enemigo poderoso. La verdad es que ese tiempo pasa por encima de mi sin darme si quiera cuenta de si me golpea la espalda o me empuja hacia lugares amables; son cosas que no sé hasta que en efecto, ya pasó.

Puedo contar que las últimas dos semanas han sido una locura completa pues me cambié de trabajo y me cambié de casa; la vida personal sigue un poco como siempre, únicamente que con menos tiempo para ver a quienes quiero. En lo de la chamba me encuentro súper contenta, eso sí, agotada y para como veo las cosas it’s not getting any better… El viernes, wiski en mano, platicaba precisamente de lo sacrificios que uno decide o no hacer en cuanto al trabajo, a los amigos, al amor, al tiempo con la familia… hay de todo y las diferentes opciones resultan bien para unos, mal para otros. Yo por ejemplo, no pódría trabajar freelance, me angustiaría perseguir la chuleta y no tener segura mi quincena cada dos viernes; sin embargo, una amiga me decía que ella en dos días ganaba lo que yo en una quincena cada vez que tenía alguna filmación.

Ese día (el viernes) ya por el segundo o tercer wiski confirmé que no estoy sola en esta idea de “estoy haciendo mi futuro”, esta sensación de “no voy a trabajar así para siempre, pero este es el principio de cosas grandes” y por lo tanto, me hago completamente responsable de mis decisiones y de mis acciones. Viene entonces el cuento de si uno es trabajhólico, yo pienso que no, ya que no es que disfrute estar en una oficina 12 hrs, ni lo considero necesario, ni es lo que me llena… así que pienso que no.

Y como llevo 3 horas escribiendo este post que tampoco llega a ninguna parte, ya mejor me voy.

Besous a todous.

Blogs *viejos*

julio 9, 2008

Es raro toparse con el blog *viejo* de alguien que uno conoce bien. Leer ahi y encontrar que en efecto, la gente no cambia aunque pase el tiempo. Sin embargo, al ir saltando de post a post y luego pensando en el presente, se nota que la persona está parada en otro sitio.

Me conmueve y me fascina leer lo que antes, en aquellos momentos eran sueños y ahora han pasado a ser filosofías de vida, actitudes probadas, principios personales.

Al final, creo que lo que encuentro es congruencia en tantas cosas y me gusta. 

¿Será una intromisión de mi parte? Creo que no, pero al leer no puedo evitar sentir culpita, pensar que es como el diario que se esconde en algún cajón, el pequeño cuadernito que sabemos que es privado y al cual se supone uno no tiene acceso.

Por otro lado, es Internet, es público, y al final uno siempre escribe para que alguien más lea. ¿No? Sí…

A todo lo que da

junio 30, 2008

A todo lo que da, el instinto maternal. Parece que no es broma.

Hace alguno años parecía que había nacido sin reloj biológico para la reproducción, ya que nada me hacía sentirme ni lejanamente atraída por la idea de tener una familia.

Hoy, es una constante, aunque sin prisas porque me queda claro que hay todavía un camino más o menos largo por delante. Es sólo el deseo muy profundo, y también es la certidumbre de que estoy con quien quiero estar. Claro, así que todo viene más fácil.

  • Ciudadanos del Mundo

  • Any given sunday Celebrites uncensored Clichés Construcción Del Corazón Dominando la técnica Fiesta! Furia Ibero-Hell I just love it!! Internet Mal día Me da miedo Mini Frustraciones Miopía renovada Muerte chiquita Navidad buuffff No mames No me chinguen!! Opiniones Paranoias Post Personalizado Psychokiller ReConstrucción Soy Fans Sueños SUPER Frustraciones Un mundo mejor Vacaciones de verano Wondering around Ánimos destructivos
  • Anuncios